Archivo de la etiqueta: imagen

Cuando en las redes sociales se nos va la olla y metemos la pata

Una metedura de pata en petit comité es desagradable pero no tiene la trascendencia que puede adquirir una “salida de pata de banco” en las redes sociales, especialmente si convertimos a alguien famoso o conocido en el objeto de nuestra ira, mofa o befa, porque entonces se hará viral.  Además no olvidemos que por rápidos que seamos en arrepentirnos y borrar, Google está ahí para conservar todo.

Está claro que nadie está libre de un ataque de ira o, lo que es peor, de un ataque de tontería.  No solo los trols como el de la imagen, escriben textos ofensivos.

La prudencia aconseja guardar nuestros sentimientos y opiniones ofensivas para nosotros mismos o nuestro círculo más íntimo.

Ahora bien, lamentablemente puede darse el caso de que irreflexivamente decidamos compartir con el “mundo mundial” nuestras emociones u opiniones y los publiquemos en las redes sociales.  Es entonces cuando comprobaremos con horror la enorme difusión que tiene cualquier tontería o lo que es peor, chistecito de mal gusto, amenaza encubierta o no, etc… actualmente existen muchos ejemplos conocidos por todos.

Ahora bien ¿qué hacer si somos nosotros los de la metedura de pata? la periodista Clarisa Sekulits en su articulo publicado en el Diario Expansión recopila los consejos de expertos sobre el tema.

Lo habitual es no querer saber nada de las redes sociales y se siente un fuerte deseo de abandonarlas para siempre jamás. Es comprensible esta actitud pero poco práctica, entre otras cosas porque necesitaremos de éstas para reconstruir nuestra marca.  Además, cada vez es mas frecuente que las empresas esperen (o exijan) de sus empleados que sean activos en las redes sociales.

Indudablemente hay que encarar la “salida de pata de banco” con humildad y sobre todo ser sinceros.  Es necesario pedir disculpas al ofendido (es posible que esto nos evite querellas) y a partir de aquí y durante un tiempo, hay que mantener un perfil bajo y lo mas silencioso posible.

Además, es necesario iniciar una estrategia para reparar los posibles daños colaterales (o no tan colaterales):

  • Ponerse al habla con  nuestra empresa, no olvidemos que el perfil privado y el profesional están unidos inevitablemente, lo que invalida aquello de “se trata de una opinión personal”.
  • Publicar poco o nada durante un tiempo  y tener en cuenta que las nuevas publicaciones deben tocar temas muy alejados de aquello que ocasionó la metedura de pata.
  • Reconstruir nuestra marca personal y profesional que inevitablemente se habrá visto dañada.

Y, ¿qué hacer si nuestro error ha ocasionado el despido? Después de las lamentaciones propias de la situación, hay que trazar un plan de búsqueda del nuevo empleo. Entre otras cosas, no es necesario contar durante la entrevista lo ocurrido pero si el entrevistador conoce el tema y pregunta, hay que responder sinceramente y explicar cómo se ha gestionado el problema, lo que puede ser un punto a favor.

Finalmente, prevenir es mejor que curar, antes de  publicar algo, piensa las consecuencias y ¡NO TROPIECES DOS VECES EN LA MISMA PIEDRA!

MARCA PERSONAL Y PROFESIONAL

Anuncios

Hablando del office casual y sus contradicciones

Durante mucho tiempo  Mark Zuckerberg ha sido el paradigma del office casual, liberó a sus empleados de la esclavitud del traje y corbata y dentro del contexto de una empresa como Facebook, creó un estilo propio, adecuado para este tipo de empresa aunque sería improcedente en otras. En todo caso, para mi Facebook como empresa, ha representado siempre un estilo desenfadado, fresco y libre.

Ahora y después de leer el libro de un antiguo empleado suyo, Antonio García Martínez ha decidido contar en su libro «Chaos Monkeys; Obscene fortune and Random Failure in Silicon Valley» , tengo que reconsiderar mi idea.

No cabe duda que el libro destila una gran amargura y no voy a entrar a comentar más que lo que se refiere al código de vestir y las incoherencias con que nos encontramos y no solo en Facebook sino en cualquier empresa.

En muchas, quizá en la mayoría, los códigos de vestimenta se han flexibilizado de forma increíble y los empleados pueden ir a trabajar con vaqueros y a lo mejor una dresscodechaqueta informal.  Ahora bien, ¿Qué pasa con las empleadas? ¿es el código de vestimenta tan flexible para nosotras?

Si volvemos a Facebook, parece ser que dista mucho de ser tan flexible con las empleadas.  Hay bromas sobre si la profundidad de un escote o el largo de una falda puede distraer a los empleados. Sí es así, se exige decoro a las empleadas en lugar de plantearse si el problema no está en ellas (que van provocando, que diría mi abuela) sino en las miradas de ellos.

Pero esta cuestión no se limita a las empresas,  pensemos en la política.  Hace pocos días, con motivo de la visita del Presidente Obama, vimos acudir a Pablo Iglesias en mangas de camisa a la reunión con el presidente.  Y hace pocos meses le vimos de esmoquin  gala en la ceremonia de los Goya.  En ambos casos, resultaba inadecuado.  En el primero, porque no se ajustaba al protocolo ( (en los Estados Unidos, no ir correctamente vestido se interpreta como una falta de respeto); en el segundo, porque la verdad, el atuendo de etiqueta le sentaba como un tiro.  No hubo demasiados comentarios en ninguna de las dos ocasiones.

Pero, ¿qué habría sucedido si en lugar de un político, se hubiese tratado de una política? No quiero ni pensarlo. Los comentarios habrían sido devastadores. Es la doble vara de medir.

Una reflexión más.  Parece que se confunde el casual con ir a la oficina absolutamente desaliñado y esto es un error.  Se puede ir con vestimenta informal, si la cultura de nuestra empresa lo permite, siempre y cuando se proyecte la mejor imagen posible.

Y cuando se habla de imagen, no estamos hablando de modelitos de marca ni de taconazos sino de algo que va mucho más allá, me refiero a la actitud, los ademanes y el lenguaje verbal y no verbal. Lo que puede resumirse con la palabra elegancia.

Citando a mi admirado Juan de Dios Orozco : La elegancia es como un cóctel, resultado de la suma de ingredientes como la discreción, la naturalidad, el sentido de la estética, la moderación personal, la simpatía, la urbanidad, la sencillez de conducta y el deseo y esfuerzo de sentirse bien con uno mismo para agradar a los demás.

De eso se trata, independientemente del atuendo, lo importante es la actitud.

 

 

 

 

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN…. A VECES

A pesar o precisamente por lo expuesto en el post NUNCA HAY UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD PARA CAUSAR UNA BUENA PRIMERA IMPRESIÓN vamos a analizar cómo, a veces, las apariencias engañan.

Hace poco una cuñada mía (ya se sabe, las cuñadas dan mucho juego) tuvo que hacerse una prueba médica para ver cómo estaba su corazón.   Esta prueba implica llevar un holter que es un dispositivo que sirve para registrar la actividad eléctrica del corazón durante 24 horas. De este dispositivo salen una serie de cables con sensores que se adhieren al pecho.

Mi cuñada se presentó de mañana en la consulta del cardiólogo, que le dijo que era importante que hiciera su vida normal durante estas 24 horas.

Muy obediente a su médico, para volver a casa cogió el autobús y ahí comenzó la situación extraña. Se sentó y como hacía calor, se abrió la chaqueta.

De inmediato, el señor que estaba sentado frente a ella, comenzó a mirarla fijamente, realmente no le quitaba ojo.    Ella comenzó a pensar “!!Vaya por Dios, he ligado, pero es raro, tengo una edad y ya no estoy tan buena como para que este individuo no deje de mirarme!!  A cambio, ella comenzó a mirarlo mal, pero muy mal.

Mientras tanto el señor se levantó y se fue a hablar con el conductor, justo cuando ella llego a su parada y se bajó del autobús.  Hacía frio y decidió abrocharse la chaqueta Y ENTONCES, se dio cuenta horrorizada que estaba mostrando todos los cables del holter, que realmente no había impresionado al señor del autobús por su belleza sino quizá lo había aterrorizado porque la había confundido con una terrorista.

A su vez, el pasajero del autobús no pensó mas que una mujer con cables en el escote solo podía ser una terrorista con una bomba adherida a su cuerpo.

Ignoramos qué pensó el conductor de la EMT y la verdad, me encantaría saberlo porque lo que está claro es que no llamó a la policía, sino habrían detenido a mi cuñada.  Quizá pensó en la enfermedad del corazón.

trebolAquí tenemos un claro ejemplo de como las apariencias engañan pero solamente A VECES.

¿Este es un trébol de cuatro hojas o no?

Si queremos engañar a un seleccionador, no será fácil, hacen cientos de entrevistas de trabajo y están acostumbrados a todos los perfiles de candidato.  Hay que tratar mostrar lo mejor de uno mismo pero no a alguien distinto, puede que las apariencias engañen pero también es cierto que las mentiras tienen las patas muy cortas.

Finalmente os recomiendo la lectura del estupendo post  5 tips de comunicación no verbal en una entrevista de trabajo

 

 

 

 

 

 

SI ES IMPORTANTE, NO ME LO DIGAS POR WHATSAPP… ¿CUESTIÓN DE ESTILO?

whatsappComienzo preguntándome si decir algo importante por Whatsapp es elegante, aunque visto lo visto últimamente, creo que el tema va mucho más allá.

Entiendo que dos adolescentes, tras un noviazgo de un par de semanas, lo dejen por Whatsapp.  Sin embargo, no entiendo que una mujer adulta termine una relación de seis años diciéndole al novio por este medio “te quiero pero no te amo y cortamos”.  ¿Tan difícil es dar la cara? ¿Tan poco respeto merece lo compartido a lo largo de la relación? Le dice “te quiero” pero le muestra poco aprecio, respeto y consideración.

Tampoco puedo entender que se estén produciendo, por parte de algunas empresas, comunicaciones de despido, finalización o no renovación de contrato vía Whatsapp.  Aparte de carecer de valor jurídico, estas empresas muestran, además de ninguna sensibilidad, falta de respeto hacia sus empleados y poca profesionalidad. Me ha hecho recordar que un jefe que tuve hace tiempo denominaba a las áreas de personal de las empresas, departamento de recursos inhumanos.

Finalmente, esta autora ha visto con “estos ojos que se ha de comer la tierra” como alguien dimite mediante un mensaje de Whatsapp y dentro de un grupo.  En este caso, además de a la carencia de valor jurídico y falta de estilo, quizá habría que añadir la ignorancia.

businessEn el primer caso, el de los novios, lo suyo habría sido una conversación sincera.

En el de las empresas, no es de recibo que se produzcan comunicaciones de despido o finalización de contrato por un medio tan informal. Ya es poco adecuado hacerlo por un medio tan frio como el correo electrónico, pero al menos es más formal y esta dotado de validez jurídica.

En el caso de la dimisión, parece que un escrito comunicando la voluntad de dimitir y agradeciendo a los compañeros su colaboración, resulta más elegante y además tiene valor jurídico.

Todo ello me lleva a concluir que ciertas comunicaciones por Whatsapp, además de mostrar una inmensa carencia de saber estar, estilo y buena educación, conlleva falta de respeto hacia los demás, poca sensibilidad, escasa educación, desconocimiento de las formas y nula profesionalidad.

Tras todo lo dicho, puede parecer que estoy en contra del Whatsapp y nada más lejos de la realidad.  Considero que es una estupenda herramienta para comunicarse que, aunque no es totalmente gratuita, es sumamente económica y prácticamente instantánea.  Los grupos pueden constituir una forma muy eficiente de mantenerse al día entre amigos, familiares, equipos de trabajo, etc…

Pero como toda herramienta, hay que conocerla (a las armas las carga el diablo).  Saber cómo funcionan los grupos y las listas de difusión y…. como no, la política de privacidad y seguridad de la herramienta.

Y volviendo al principio, por favor SI ES IMPORTANTE, NO ME LO DIGAS POR WHATSAPP.

EL PARADO NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA

plumaComo en la novela de García Márquez –El coronel no tiene quien le escriba– las personas desempleadas casi nunca reciben respuesta a sus múltiples envíos (currículum, cartas de presentación, solicitudes de empleo, etc.), tampoco cuando finalmente consiguen una entrevista, vuelven a tener noticias.

Todos tenemos que comprender la actividad de los departamentos de recursos humanos, pero, ¿tan difícil es tener un modelo de mensaje o incluso dos?  Podrían comunicar a los posibles candidatos que han recibido la información y la tendrán en cuenta o  que el perfil no se ajusta a los requisitos de la empresa.

Así los parados no se sentirían como el coronel de la historia.  De hecho,  podrían analizar por qué no se ajustan a lo que una empresa en particular o a un perfil profesional específico.  Todo ello puede que haga que la persona interesada haga una revisión de su currículum o de su actitud.  En todo caso, siempre será positivo.

Por otro lado, debe la persona en desempleo esperar pasivamente a  que le escriban o llamen o por el contrario, tiene que ser proactivo.  Volviendo a la novela de El coronel no tiene quien le escriba, él espera su carta durante 15 años sin recibir respuesta alguna y no adopta ninguna medida al respecto, eso está bien para la literatura pero jamás para alguien en búsqueda activa de empleo.

En el trabajo de buscar trabajo es imprescindible actuar de forma proactiva. Dado que el parado no tiene quien le escriba, en algunos casos es mejor olvidarse del correo y aplicarse al teléfono.

El teléfono se utiliza básicamente para concertar entrevistas, realizar el seguimiento de las cartas de presentación enviadas y obtener información sobre empresas, ofertas y contactos profesionales. No se trata de estar todo el día “dando la brasa” sino se de ponerse en contacto cuando se hace llegar a una empresa la solicitud de empleo para verificar que se ha recibido.  También conviene llamar pasada una semana, cuando se ha sido entrevistado.

La comunicación telefónica no solamente se realiza a través de las palabras, existen otros elementos que trasmiten información en todo proceso de comunicación. Es lo que se denomina comunicación no verbal. Se refiere a la actitud,   el timbre, volumen, ritmo y tono de la voz, los gestos y sonrisas y la forma de escuchar. En este caso, también lo óptimo es encontrar el equilibrio: un timbre moderado, un volumen y ritmo medios, con tonos bien modulados e introduciendo las pausas necesarias, constituyen ese equilibrio perfecto.  

La sonrisa se “percibe por teléfono”. Refleja una actitud positiva, imprime a la conversación un carácter de cordialidad, amabilidad e interés, que el interlocutor percibirá y servirá para que su respuesta venga en el mismo tono.

Es posible que de forma consciente la presencia de la sonrisa pase inadvertida, pero siempre se percibe de forma inmediata su ausencia.   El procedimiento es sencillo, antes de levantar el auricular, se debe respirar profundamente, sonreír y a continuación realizar o responder la llamada.

A modo de reflexión se exponen algunas consideraciones a tener en cuenta:

  • Ser claro y conciso.
  • Hablar directamente al auricular y pronunciar con claridad y sin afectación.
  • Tener una actitud profesional.
  • Escuchar con atención.
  • Reformular las cuestiones más importantes.
  • Responder a la mayor brevedad.

Ante de realizar la llamada hay que planificarla y preparar lo que se va a decir, resulta provechoso realizar las siguientes acciones:

  1. Tener muy presente el objetivo, ¿cuál es el motivo de la llamada?
  2. Organizar los puntos a tratar por orden de importancia.
  3. Intentar conocer el nombre de la persona con la que se va a hablar de antemano.
  4. Presentarse.
  5. Exponer el motivo de la llamada de forma concisa y breve.
  6. Tener a mano la información relevante.
  7. Prever las cuestiones y preguntas que puede plantear el interlocutor.
  8. Agradecer la atención prestada.
  9. Dejar los datos personales antes de concluir la llamada.
  10. Tomar nota de todo lo dicho y oído  así como los datos que se hayan podido recabar a lo largo de la conversación

Es posible que el mero hecho de ponerse en contacto telefónico, mejore la imagen que proyectamos en la entrevista o a través del currículum.

Dejo a la consideración de los lectores mi opinión al respecto y espero la vuestra.

BUSCAR TRABAJOEntre tanto, a todos los que estáis en el trabajo de buscar trabajo os sugiero la lectura del libro BUSCAR TRABAJO ES UN TRABAJO

NO TE DEJES EL SENTIDO COMUN EN CASA

“Las actitudes son más importantes que las aptitudes”.

Winston Churchill

 Estoy segura de que muchos considerareis el título un tanto extraño porque se supone que el sentido común lo llevamos puesto inexorablemente.

Sin embargo, y a la vista de determinadas actitudes que vemos cada día en nuestra sociedad, sí que parece que todos en un momento u otro, nos dejamos el sentido común en casa.  A las pruebas me remito:

  •  Algunas personas que, con toda seguridad, tienen un amplio bagaje cultural y madurez, de repente, deciden ir de modelnos y adoptan ciertas actitudes que parecen aconsejadas por su peor enemigo.
  •  Otras, que deciden ir de coleguis olvidando las más elementales normas de educación y las convenciones sociales.

Esto que aparentemente parece una exageración, está muy lejos de serlo.  Todos hemos visto a un político olvidando por completo la urbanidad e incluso las convenciones sociales,  ninguneando a otros.  Y acercándonos al día a día, también nos encontramos con personas que olvidaron (o les parece un tanto antiguo) el sencillo gesto de dar la mano y aunque estén saludando a la persona que les va a hacer la entrevista de trabajo, se abalanzan a besarlo como si fuera su mejor amigo.

La actitud, los ademanes  y los gestos son una forma muy importante de comunicación. Según establecen los expertos en comunicación, nuestros interlocutores prestan más atención a como transmitimos el mensaje (52%) y a nuestra apariencia (40%) que a lo que estamos diciendo (8%).

niveles de comunicacion

Por otra parte, en este mundo 2.0 la imagen, la postura y la actitud, adquieren mayor relevancia, si cabe.  En cualquier momento, nos hacen (o nos hacemos) una fotografía o vídeo que en cuestión de minutos puede estar en las redes sociales y, ya se sabe, por mucho que intentemos eliminarlo, es para siempre.

Por ello, hay que ser cuidadosos con las imágenes y por tanto, evitar cualquier fotografía que pueda dañar nuestra imagen de marca personal y profesional.

PLAN ESTRATEGICO DE MARKETING PERSONAL (2): LA IMAGEN

 “No hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión” Oscar Wilde 

LAPICERONo basta con ser bueno, también hay que parecerlo.  La buena imagen es un  imperativo cuando se está en búsqueda activa de empleo y desde luego va mucho más allá de un traje bonito. Tiene mucho que ver con el lenguaje corporal, es decir el porte, los gestos, las buenas maneras y la actitud.

Igualmente, es importante el lenguaje paraverbal que está ligado al tono y volumen de la voz, entre otros.

Sobre todo hay que cuidar especialmente los detalles: higiene personal, pelo, dientes, uñas, aliento… y evitar los enemigos de la imagen:

  •  Talla equivocada o demasiado grande o pequeña
  • Prendas y/o accesorios deteriorados por el uso o pasados de moda
  • Combinaciones imposibles de colores

También hay que recordar que las cosas que llevamos hablan de nosotros y forman parte de nuestra imagen.

Tarjetas de visita

También en este caso, la primera impresión es la que cuenta. Las tarjetas de visita son una carta de presentación Permiten facilitar los datos de contacto para ser localizado en el futuro. Es una sana costumbre  llevarlas siempre.

Con respecto a la calidad y diseño, conviene escoger  un papel duro tipo cartulina y en el caso de utilizar color, ajustarlos a la esencia de la marca personal.  En las tarjetas, igual que en cualquier otro soporte para nuestra marca, podemos dar rienda suelta a la creatividad.  El equilibrio entre utilidad y sorpresa es la clave.

Puede parecer un poco obvio, pero hay que  tener muy en cuenta nuestro perfil profesional a la hora de diseñar la tarjeta.

Puede que a mi me encante la cocina pero si mi actividad principal es la de autora y formadora, lo de la cocina sobra. La tarjeta, ese pequeño trozo de papel representa quiénes somos y  que hacemos. Por mucho que tu tarjeta sea la más original del mundo, lo que necesitas es transmitir claramente a qué te dedicas.

En algunos países, especialmente Japón, se ha puesto de moda el código QR en las tarjetas de visita.  De modo que si la persona a la que se le entrega, la escanea, guardará la dirección de correo y teléfono en su móvil.  Es una buena ideal pero la tarjeta tiene que aportar toda la información por sí sola. 

Los datos básicos de contacto que no pueden faltar son:

  • Nombre y apellidos
  • Profesión
  • Correo electrónico
  • Teléfono (fijo y móvil)
  • Web o blog (si se tiene)
  • Redes sociales (especialmente Linkedin y Twitter)

Respecto al tamaño, es importante  que no sea muy grande, ni tampoco muy pequeña, ya que debe de caber en un  tarjetero o en la cartera cuando te la guardes. Normalmente el formato estándar es el 9×5 cm.

 Es recomendable utilizar  la doble cara. Es una oportunidad perfecta para añadir tu propio logo personal o una imagen.

 

LA APARIENCIA IMPORTA SIEMPRE PERO ESPECIALMENTE SI BUSCAS EMPLEO

LA IMPORTANCIA DE LA APARIENCIA PERSONAL
LA IMPORTANCIA DE LA APARIENCIA PERSONAL

COSe suele decir que el periodo más crítico cuando se conocen dos o más personas o nos presentamos ante un público son los cinco primeros minutos.  Lo que se percibe en ese breve lapso de tiempo tiende a persistir. Si esa primera impresión es positiva, hay mucho terreno ganado; si es negativa, para reconducir la situación, se necesitará tiempo y esfuerzo.

Por otro lado, si bien la primera impresión es capital para el establecimiento de relaciones fructíferas, la “última” es también relevante.  Al cierre de una reunión, al finalizar una entrevista, en fin  al despedirse, una actitud positiva y afable produce en los demás ganas de continuar esa relación.

La buena presencia, la imagen que se proyecta se  puede definir como “algo  de naturaleza visible o concreta”.   No significa belleza o apostura, implica algo más.  La buena presencia se refiere al porte, aspecto y apariencia de una persona. Realmente, una buena presencia que comunique lo mejor de uno mismo, implica encontrar el equilibrio apropiado.

El porte, la imagen personal óptima no se consigue con ropa cara o accesorios ostentosos, tampoco, adoptando actitudes histriónicas.  Se trata de lograr una armonía tanto interna como externa.  Es una forma de comunicación no verbal.  Un atuendo inadecuado puede provocar un sentimiento de exclusión en un acto profesional o social.  Por el contrario, un atuendo adecuado para la ocasión aporta mayor seguridad, adaptación y aceptación socio-profesional.

La expresión “Imagen Personal” es mucho más amplia que el simple concepto de vestido, pues hace referencia también al conjunto de rasgos físicos, gestos, movimientos, tono de voz, estilo al caminar, forma de mirar, etc. imagen personal equivale en este sentido a estilo o tono vital.

Cuando una persona se presenta, mucho antes de pronunciar una sola palabra, ha transmitido ya a los demás gran cantidad de datos e ideas. Aunque no se sea  consciente de ello, todo el mundo proyecta su  personalidad a través de la imagen.

Quizá lo primero que se ve en la gente, aparte del  aspecto personal, la expresión facial y la forma de moverse.  Si los movimientos y gestos son  pausados y naturales, la imagen que se proyecta es armónica, equilibrada y segura.

El cuerpo y la expresión de la cara revelan más de lo que algunas veces se quiere. Reflejan lo que interiormente se siente y no se dice.   A veces, el comportamiento no verbal contradice lo que se quiere expresar a través de la palabra. Por ejemplo, una persona que  normalmente es pasiva y sumisa y  trata de demostrar toda la autoridad de la que es capaz en lo que dice y en el tono de voz que utiliza, mientras que la postura del cuerpo y la indecisión de sus gestos,  hace que resulte poco creíble.

La comunicación no verbal de carácter visual es muy importante. Con los ojos se dicen muchas cosas. De la intensidad, la duración y la decisión de la mirada, el lugar donde se mira y como se mira podemos deducir una serie de cosas.

EXTRAIDO DEL LIBRO “COMO SOBREVIVIR AL CAMBIO, INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SOCIAL”