Archivo de la etiqueta: CAMBIO

El sorprendente caso de la orquidea resiliente

La orquídea normalmente es una planta que podríamos calificar de “delicadita”.  Necesita unas condiciones de humedad, luz y orientación que raramente conseguimos en Madrid.  El año pasado me regalaron una orquídea que cuando llegó a casa era una maravilla.  Para conservarla, hice lo indecible pero comenzó a languidecer en cuanto pasaron unos días, a pesar de mis desvelos.

Cuando se convirtió en una especie de maceta con dos ramas peladas y cuatro hojas verdes, la desterré al patio.  Ahí ha pasado el invierno, casi sin riego (porque estaba tan feíta que francamente, no valía la pena) y totalmente olvidada.

Llegó la primavera y sorprendentemente comenzó a brotar.  Actualmente esta hecha una preciosidad, parece que no le afecta ni el frio del invierno madrileño y tampoco el tórrido verano.   Ahora con 35 grados sigue floreciendo.

Supongo que estarán preguntándose  por qué estoy hablando de esta terca orquídea, la verdad es que inevitablemente me ha hecho reflexionar sobre la resiliencia. Porque sin lugar a dudas, esta orquídea es extrañamente resiliente, se ha sabido adaptar a las condiciones más adversas y no solo ha sobrevivido sino que ha florecido esplendorosamente.

Todo  ello me ha llevado a pensar sobre las personas y la resiliencia.  Conviene que comencemos aclarando el concepto:

La resiliencia es la capacidad que todos tenemos de adaptarnos y afrontar las situaciones menos favorables. Un concepto bien conocido por la psicología pero poco conocido y analizado por el ciudadano de a pie.

El término proviene del latín resilio, es decir, volver atrás, dar un salto o rebotar, como les ocurre a las gomas elásticas cuando se estiran y regresan a su estado inicial. El concepto se comenzó a emplear en física y fue Michael Rutter quien lo acuñó en 1972 para las ciencias sociales.

Pero ser resiliente no parece una cualidad innata, hay personas a las que les cuesta menos resistir o afrontar los malos tiempos o puede que se enfrenten a la adversidad con una actitud diferente.1_foto-resiliencia

Las personas resilientes poseen tres características principales:

  • Saben aceptar la realidad tal y como es
  • Tienen una profunda creencia en que la vida tiene sentido

Tienen una inquebrantable capacidad para mejorar.

Adicionalmente, tienen una serie de habilidades que son muy características:

  • Identifican de manera precisa las causas de los problemas para impedir que vuelvan a repetirse en el futuro.
  • Controlan sus emociones, sobre todo ante la adversidad y pueden permanecer centrados en situaciones de crisis.
  • Controlan sus impulsos y su modo de proceder ante en situaciones de alta presión.
  • Son optimistas a la vez que realistas. Es decir, piensan que las cosas pueden ir bien, tienen una visión positiva del futuro y piensan que pueden controlar el curso de sus vidas, pero sin dejarse llevar por la irrealidad o las fantasías.
  • Tienen una alta autoestima.
  • Actúan con empatía.Son empáticos.  Disponen de la habilidad de leer las emociones de los demás y conectar con ellas.
  • Buscan nuevas oportunidades, retos y relaciones para lograr más éxito y satisfacción en sus vidas.

Como la orquídea loca, aguantan la adversidad pero se preparan para renacer en cuanto las circunstancias sean más favorables.

top-Superhero-comic-character-Clark-Kent-SupermanPor supuesto, siempre es más fácil decir que hacer.  Ante la adversidad, todos nos sentimos hundidos y frágiles, es lógico porque somos humanos y no superhéroes. Pero las personas resilientes saben sobreponerse rápidamente, analizan la situación de manera realista y buscan nuevas oportunidades.

Y tu lector ¿eres resiliente? Y no me contestes que “según y cómo”.  Reflexiona: ¿Cómo has reaccionado ante un revés económico?  ¿Ante el paro? Me gustaría recibir tus comentarios.

 

 

Anuncios

SI TU ME DICES VEN… ¿LO DEJO TODO?

Siempre me ha gustado la famosa canción Si tu me dices ven,  pero siempre ha suscitado en mi unas cuantas preguntas que nunca llego a responderme de manera convincente. ¿De verdad, hay que dejarlo todo por amor? Este no es mi concepto del amor en el que ambos protagonistas tienen que sentirse sobre todo libres en su relación.

Pero no es esa la única cuestión que surge cuando escucho la canción, siempre me sugiere el concepto de compromiso en cualquier aspecto de la vida. Cuando estamos implicados y comprometidos con una persona o con una idea o una pasión, es evidente que estamos dispuestos a dejarlo todo por esa persona, idea o pasión, pero ¿por cuánto tiempo? Si es “por el momento”, no hay problema; pero si se prolonga en el tiempo o se vuelve demandante en exceso, no cabe duda de que se convierte en un lastre.

Y de estas ideas románticas surge una más pragmática.  ¿Qué sucede cuando nuestro compromiso con la empresa y el trabajo demanda que cada vez que nos dice VEN, tengamos que dejarlo todo? Sin duda tenemos que “dejarlo todo” cuando en la empresa o en nuestro área de trabajo hay una crisis, tanto si es real o supuesta.  Es el momento de darlo todo, especialmente si nuestro trabajo es más una pasión que un simple empleo y si tenemos un fuerte compromiso.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando el VEN se produce de forma continuada y sin motivo aparente?

A una amiga mía la llamó su jefe al móvil nada menos que dieciséis veces, como era de noche y lo tenía apagado, le mando el conductor a las 7 de la mañana.  ¿Se había producido algún drama del tipo “se quemó la empresa” o “tenemos una crisis”? No, el jefe tenía una duda acerca del protocolo en un próximo evento.  SIN COMENTARIOS.

Este es un ejemplo extremo, pero cuantos directivos quieren que TODOS estén el mayor tiempo posible en la oficina, no se sabe muy bien porque. Han oído aquello de la conciliación de la vida familiar y laboral pero piensan que no es un tema que les atañe porque su actividad es TAN importante que hay que tener al personal acuartelado por si se necesita.

Dejando a un lado otras consideraciones, parece que este tipo de directivo ignora las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información.  Todos actualmente podemos leer el correo electrónico donde quiera que estemos, también podemos acceder a cualquier documento archivado en la nube o en el servidor de la empresa, atender el teléfono fijo desde el móvil y un sinfín de acciones que todos llevamos a cabo en el día a día.

secreEntonces, si no es necesaria nuestra presencia, al menos, fuera del horario laboral, ¿qué sentido tiene el denominado presentismo? Está sobradamente probado que si pasamos la vida en la oficina no seremos más productivos sino todo lo contrario. Adicionalmente, las jornadas extensivas son nocivas para la salud, producen como mínimo, un enrarecimiento en las relaciones familiares y no olvidemos que a lo peor nos impiden mejorar nuestra formación.

Es importante ser diligente y estar implicados en la actividad de la empresa.  Eso es lo que hay que hacer.  Pero tanto directivos como empleados tenemos que aprender a establecer unos límites.  Debemos estar todos a una cuando hace falta pero no podemos, ni debemos olvidar los otros aspectos de la vida, es decir “Si tu me dices ven… lo dejo todo, si verdaderamente es necesario”.

EL EXTRAÑO CASO DE LA MONJA EN EL MERCADILLO

IMG_20150825_193818Como todas las vacaciones, hay una mañana, la de los martes, que me olvido durante unas horas de la playa o la piscina, para ir al Mercadillo de los Gitanos.

Amigos lectores, no estoy siendo políticamente incorrecta (aunque tampoco me importaría) es que el mercadillo se llama de los gitanos y además a mucha honra.

Los gitanos instalan su mercadillo muy próximo a una de las playas y al curso del precioso rio Guadalete. Yo me paseo, compro –por supuesto- hago unas risas y sobre todo observo. Observo a los vendedores y sus técnicas de marketing y ventas, también observo como los “becarios”, sus hijos o sobrinos, aprenden.

Pero vamos a lo que vamos, durante mi excursión en el mercadillo y precisamente en uno de los puestos más populares, entre la multitud vislumbro una monja (con su hábito de monja), un simple giro de mi cabeza y… ya no veo a la monja. Le comento a marido lo que he visto y no visto; él mira, la ve, parpadea… y ya no la ve.IMG_20150825_105604

¿Se trata acaso de un expediente X? ¿Realmente hemos visto una monja? O, ¿se trata de una ilusión óptica compartida? NO LO SE.

A todo esto, vosotros estaréis cuestionando la relevancia de esta anécdota en un blog que trata básicamente tema profesional, bien la relevancia radica precisamente en algunas reflexiones.

La casi invisibilidad de la monja me ha hecho pensar acerca de la invisibilidad o visibilidad de algunos profesionales.

Todos trabajamos con algunas personas que a veces, hacen que nos preguntemos qué es lo que hacen, aunque en la mayor parte de los casos, no nos preguntemos cómo lo hacen.

Se trata de personas que evitan atraer la atención. Pero ¿por qué?  En muchos casos de personas sumamente dedicadas a su trabajo que piensan que no es necesario hacerse notar.  Esto me lleva a pensar que es posible que estén en un error, si no te sabes vender es posible que no triunfes profesionalmente.

Otro caso es el de aquella persona que es insegura, no confía en la calidad de su trabajo y precisamente por ello, prefieren que “ni se las vea” y claro casi casi les pasa como a la monja del mercadillo, casi casi son invisibles.

Pero conviene reflexionar sobre la invisibilidad, creo que en ningún caso resulta positiva. Cuando se trata de profesionales muy válidos siempre hay que tener en cuenta que ademar de serlo, hay que parecerlo.  Si se trata de personas que se sienten inseguras de su trabajo, conviene que reflexionen sobre la causa de esa inseguridad y si realmente su trabajo deja que desear, debería tomar medidas al respecto.

street dancingPor otro lado, nos encontramos con algunos profesionales visibles en exceso en determinados momentos, especialmente cuando quieren que les vea el jefe.  Se trata generalmente, de aquellos que hacen del presentismo un arte, aunque en otros momentos quieran pasar desapercibidos porque realmente como diría un madrileño castizo “no dan palo al agua”.

Ninguna de estas actitudes llevan al éxito profesional, por el contrario, conducen a la desmotivación y no hay nada peor que no disfrutar de lo que haces.  Sentir el orgullo del trabajo bien hecho forma parte de la remuneración.

Adicionalmente, si eres un profesional, TIENES QUE SABER VENDER SU MARCA, aquello “del buen paño en el arca se vende” pasó a la historia.  Tu profesión y buen hacer son tu verdadero patrimonio y por tanto, hay que lucirlo.  No se trata de narcisismo ni tampoco de egocentrismo, se trata de que cada uno de nosotros somos responsables de nuestro propio marketing.

LAS PALABRAS SON COMO LOS BOOMERANGS O CUANDO LO DICHO SE VENGA DE TI

boomerangLo que decimos en un momento de ofuscación, rabia o en un ataque de tontería siempre vuelve y generalmente cuando menos conviene. Nuestras palabras son como los boomerangs y siempre vuelven.

Esto ocurre en el mundo real, en un momento tonto criticaste a las multinacionales sin ton ni son ni una base que sustentara tu opinión, por ejemplo, y manifestaste que nunca trabajarías para una multinacional.  Algunas personas te escucharon (generalmente la gente tiene muy buena memoria para lo que no conviene) y como al cabo de unos años estás trabajando para una multinacional y además, te sientes feliz; siempre habrá alguien que te recuerde tus palabras.

Hay un refrán español que dice “por la boca muere el pez” y nada mas cierto.  A veces contamos intimidades o cuestiones relativas a la empresa a personas que realmente no son dignas de confianza y cuando menos lo recordemos, nuestras palabras dichas en un momento específico de la vida, puede que regresen, cuando menos lo deseamos, para vengarse.

Tampoco hay que olvidar aquellas charlas a la salida del trabajo, cuando todavía con la adrenalina muy alta, comentamos en la cafetería de al lado de la ofi, todos los acontecimientos del día, relatando incluso cuestiones que pueden afectar a la estrategia de la empresa, sin saber quien escucha.

En el mundo virtual ni siquiera depende de la memoria de los que nos rodean, lo que decimos en Internet, permanece para siempre, aunque lo borremos, siempre habrá alguien que lo haya compartido, o copiado.

No nos equivoquemos: cada vez que utilizamos la red, Internet está escuchando. Es importante comprender qué17100053-3d-gente--hombre-persona-con-un-meg-fono-grande estamos dejando atrás cada vez que visitamos un sitio web, participamos en una conversación o compartimos en Facebook algo que en principio nos parece muy gracioso pero que a lo mejor, fuera de contexto puede resultar tremendamente dañino para nuestra imagen.

Todos, incluso en Whatsapp, tenemos un colectivo que sigue nuestra actividad, a veces las comparte con otros y en ocasiones, incluso las discute o se indigna.

La tipología de los seguidores es difícil de definir porque, según las circunstancias, pueden actuar de forma distinta a la que les es habitual, otras veces, actúa como un mix de dos tipos.  No obstante, esta autora se atreve a clasificarlos como sigue:

  • El Fan

Es nuestro seguidor ideal. Un admirador de nuestra marca y los contenidos que publicamos.  No duda en manifestarlo, recomendarnos y compartir nuestras actualizaciones con sus amigos y seguidores.

  •  El Seguidor Silencioso

Este grupo suele ser el más numeroso y constituye el campo más fértil para la gestión de la marca personal. Día a día  un colectivo nos sigue en silencio en Twitter, Facebook, Linkedin o Google Plus y toma nota de nuestras palabras.

  • El influencer

 Se denominan influencers a las personas con gran presencia y credibilidad en redes sociales gracias a su conocimiento en cierto sector y tanta influencia entre sus seguidores y lectores que se convierte en un gran prescriptor. Si decimos algo inconveniente y tenemos un seguidor de este tipo, el efecto multiplicador es impresionante.

  • El Viralizador

Estamos hablando de un referente, un líder de opinión en las redes sociales ya sea por su popularidad o por destacarse como especialista en determinada temática.

  • El Oportunista

Estos usuarios no suelen ser seguidores reales , como sí lo es un fan, sino que pueden considerarse seguidores ocasionales que están interesados en aprovechar cada oportunidad que se les presenta para obtener un beneficio ya sea queriéndonos vender algo o intentando que se les de publicidad.

  •  El Trol o protestón

En el entorno de Internet el troll es un personaje polémico y que muchas veces actúa en las sombras. Escudándose en la virtualidad, provoca, incomoda y reclama muchas veces en forma desmedida e injustificada.

 No contento con esto, en determinadas situaciones puede llegar a idear “campañas sociales” para desprestigiarnos  aprovechando su influencia y conocimientos.

 No parece lógico perder el tiempo con este tipo de personas, lo mejor es bloquearlos y no dar oportunidad de que nuestras palabras se venguen de nosotros mismos.

En resumen, lo que decimos, siempre vuelve y a veces se vengan de nosotros.  Por ello hay que ser prudente en la vida real y en la virtual.

LECTURA RECOMENDADA DIEZ SECRETOS PERSONALES QUE NUNCA DEBES REVELAR EN EL TRABAJO

VENTAJAS Y DESVENTAJAS (TAMBIÉN LAS HAY) DEL TRABAJO EN EQUIPO

VENTAJAS

El trabajo en equipo incrementa de forma considerable la satisfacción personal, mejora el clima laboral, se obtienen resultados más favorables, y lo más importante, los miembros del equipo aprenden continuamente cómo optimizar su trabajo.

Además, los equipos de trabajo:

  •  Realizan trabajos que los grupos corrientes no pueden hacer.
  • Facilitan el aprendizaje
  • Aprovechan mejor los recursos.
  • Son más creativos y eficientes para resolver los problemas.
  • Son más eficientes en la toma de decisiones.
  • Incrementan la productividad
  • Mejoran la comunicación.

Los miembros de un equipo disfrutan del trabajo en un entorno colaborador, sienten el reconocimiento personal  social y en general, mejoran su calidad de vida laboral. Un equipo dispone de más información y consigue mejores resultados que cualquiera de sus miembros individualmente.

Todas estas ventajas se encuentran en los equipos de trabajo que funcionan de forma óptima, lo que depende en gran medida del liderazgo con que cuenta la persona que lo dirige y su visión de las posibilidades futuras, sin que tenga relevancia su posición en el organigrama de la empresa.

DESVENTAJAS

equipoSi en el epígrafe anterior se ha analizado el equipo de trabajo ideal, en éste se examinan las cuestiones que producen conflictos en los equipos de trabajo reales.

Uno de los grandes problemas en el trabajo de equipo es el hecho de que cada persona es en sí misma un mundo con sus cualidades y defectos y en un primer momento  pueden surgir antagonismos y desacuerdos si se permite que los participantes tomen posiciones de ganar, perder y de competencias y lucha.

Los factores generadores del conflicto más característicos son los que se exponen a continuación:

  • Liderazgo débil o inadecuado para el tipo de trabajo a realizar. Este es un factor determinante para el éxito o el fracaso del equipo.
  • Falta de confianza por parte de los miembros del equipo en el logro de los objetivos, bien porque el líder no ha sabido transmitir la información o porque dentro del equipo hay personas que “intoxican” el entorno.
  • Objetivos poco realistas. Un equipo frente a objetivos que no son realistas y, por tanto, inalcanzables, pierde la fe en el éxito.
  •  Falta de apoyo por parte de la dirección, lo que produce carencias, entre otros, de los recursos necesarios.
  •  Individualismo. El trabajo en equipo parece llevar implícito el lema “uno para todos y todos para uno”. Trabajar en equipo implica servir, dejar de pensar únicamente en uno mismo y en el beneficio propio.
  •  Incumplimiento sistemático de las normas de funcionamiento, en algunos casos por ser poco claras o demasiado densas o imposibles de cumplir.
  •  Malas relaciones intepersonales
  •  Equipos mal dimensionados respecto al trabajo a realizar. En el caso de que el número de miembros es escaso, se produce el estrés lógico ante el tamaño de la tarea. Si es excesivamente numeroso, se genera la sensación de “disparar pulgas a cañonazos”. En ambos casos puede que las tareas no se distribuyan equitativamente.
  •  Actitudes que frenan o eliminan la creatividad:
    • Trabajo enfocado a la gestión y las tareas rutinarias
    • Relaciones poco asertivas, actitudes contemporizadoras
    • Motivación de los miembros “tóxicos” del equipo
    • No reconocer la existencia de problemas o conflicto

Formar un equipo de trabajo y dirigirlo eficazmente no es tarea fácil. La eficacia de un grupo que funciona comparada con la de otro con problemas y desorganizado es abismal.

CONCLUSIONES

El trabajo en equipo, al que no parece que en ningún caso deba considerarse como una moda pasajera sino un proceso que está aquí para permanecer,  incrementa la productividad en la empresa, favorece las relaciones y la confianza entre los miembros del equipo.

Las ventajas son muchas aunque quizá la más significativa es la sinergia que se produce en los equipos de trabajo,  cuando un equipo funciona armónicamente y los esfuerzos de todos sus miembros están enfocados en la misma dirección, no se producen pérdidas de energía.

Como en toda acción humana, el trabajo en equipo no está exento de problemas, especialmente cuanto ese equipo se acaba de formar o cuando se emprende un nuevo proyecto.  En ambos casos se trata de lo que podría llamarse la  etapa de ajuste.

Además de esta etapa de ajuste, los conflictos en los equipos proceden en su mayor parte de la indefinición de los objetivos, la falta de recursos de todo tipo (humanos, materiales, tiempo) o de la falta de liderazgo por parte de quien dirige ese equipo.

EXTRAIDO DEL LIBRO “COMO SOBREVIVIR AL CAMBIO: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SOCIAL” DE M.C. LONDONO

SABER TRABAJAR EN EQUIPO ABRE LAS PUERTAS AL MUNDO LABORAL

Se han producido grandes cambios en la sociedad y en la empresa, cambios económicos, sociales y tecnológicos.  Estos cambios han generado la necesidad de trabajar en equipo, de hecho se ha convertido, hoy en día, en la clave para conseguir que una empresa sea competitiva.

equipoEl trabajo en equipo implica trabajar en colaboración  con otros de forma coordinada, armónica y enfocada a una meta,  aprovechando las fortalezas de cada uno de los miembros de ese equipo.

En la actualidad, la inmensa mayoría de las personas trabajan en equipo, casi nadie lo hace de forma aislada.  El ejemplo más típico es el de la secretaria y/o asistente de dirección que hasta la implantación de las tecnologías de la información y la telefonía inteligente trabajaba de forma aislada para uno o varios directivos.  Actualmente y gracias a estas facilidades, es un miembro más del equipo del directivo con el que colabora entre otros, en las labores de organización y coordinación del equipo.

Un equipo es un grupo más o menos reducido de personas que tienen conocimientos y habilidades complementarias y un objetivo común.  Para que el equipo trabaje de manera óptima debe tener asimismo un enfoque compartido en el modo de trabajar y actuar.  El individualismo, los objetivos nada claros o contrapuestos y otros factores similares, constituyen obstáculos insalvables.

Un equipo de trabajo eficiente tiene unas características que lo distinguen de un grupo de personas que trabajan conjuntamente, e independiente de su finalidad, suele presentar estas  características básicas:

  • Objetivos comunes.  Trabaja para lograr unos objetivos establecidos con claridad, con la participación e implicación de todos los miembros.
  • Confianza mutua.  Se comparte información, en algunos casos de carácter confidencial, se delegan tareas en otros miembros del equipo que pueden requerir  de un alto grado de responsabilidad.
  • Colaboran y comparten información, planes y recursos. Se aprovecha la sinergia[1] del grupo.  La comunicación es fluida, libre y espontánea, se fomenta el diálogo, la escucha activa y el respeto a  los diferentes puntos de vista.
  • Cada uno de los miembros del equipo se distingue de los demás y a la vez está integrado. Disponen de habilidades y conocimientos complementarios.
  • Normas establecidas.  Claras, coherentes y flexibles que facilitan el trabajo y la consecución de los objetivos establecidos.
  • Moral alta.  Todos sus miembros tienen un alto nivel de motivación.
  •  Compromiso con los fines comunes.   Los componentes están convencidos de la importancia de la tarea, de la aportación de sus resultados en el objetivo global de la empresa. Nadie es imprescindible, pero todo el mundo es necesario.
  •  Existencia de un liderazgo formal o informal. El líder puede estar designado formalmente para desempeñar esta función, o puede surgir entre los participantes para satisfacer la necesidad de liderazgo. De hecho, puede haber más de un líder en cada grupo.  En todo caso,  tiene una fuerte orientación hacia la tarea global y el logro de los objetivos.  Motiva, apoya, anima, armoniza y media, defiende, estimula e incentiva.

Un equipo de trabajo se asemeja a una orquesta, en la que la importancia del director es innegable pero, además, es necesario disponer de los músicos y que cada uno de ellos sea un virtuoso del instrumento a su cargo.  La partitura de la pieza a tocar debe estar en poder de todos y cada uno de los músicos, además del director.  Todos estos elementos constituyen el punto de partida, pero aunque se trate de excelentes músicos, tienen  que aprender a tocar en conjunto bajo la batuta del director  y disfrutar de la música.

Los miembros de un equipo disfrutan del trabajo en un entorno colaborador, sienten el reconocimiento personal  social y en general, mejoran su calidad de vida laboral. Un equipo dispone de más información y consigue mejores resultados que cualquiera de sus miembros individualmente.

EXTRAIDO DEL LIBRO  “COMO SOBREVIVIR AL CAMBIO: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SOCIAL” DE M. CLAUDIA LONDOÑO Libro

[1] Sinergia (1+1=3, el todo es más que la suma de sus partes).

TENGO QUE OTEAR EL HORIZONTE PORQUE ESTOY EN EL PARO

naufragoNo hace falta ningún análisis para afirmar que la situación del empleo en España es complicada pero incluso en un entorno aparentemente negativo, siempre es posible encontrar oportunidades.

Igualmente, es necesario plantearse la posibilidad, si las circunstancias personales lo permiten, de buscar oportunidades fuera del país.

La libre circulación de capitales y personas se traduce en la práctica en la posibilidad de trabajar en cualquier país de la Unión Europea[1], así como en Noruega, Islandia y Liechtenstein (los llamados países del EEE) y en Suiza.

Según el informe publicado por Educaweb   “Yacimientos de Empleo“, la transformación social que se ha producido como consecuencia de los cambios tecnológicos, la necesidad de incrementar la competitividad de las empresas, los cambios demográficos (incremento de la natalidad y envejecimiento de la población europea), la preocupación por las cuestiones medio-ambientales y la incertidumbre mundial respecto a la economía conforman una realidad que está generando nuevos yacimientos de empleo.

Como consecuencia de los cambios tecnológicos surgen oportunidades relacionadas con: Las energías renovables, energía nuclear ,  telecomunicaciones, nanotecnología y biotecnología.

Lógicamente no solo se buscan expertos especializados, quienes por supuesto, encontrarán grandes oportunidades en este campo, sino también surgirán otros empleos de carácter auxiliar.

Para lograr mantener e incrementar la competitividad, las empresas tienen que desarrollar las capacidades de su plantilla y para ello, surgen nuevas oportunidades en las áreas de recursos humanos y en formación ya que la necesidad de especialización  se incrementa exponencialmente.

Igualmente, la necesidad de las empresas de estar presentes en el entorno digital  y prestar sus servicios 24 horas al día/7 días a la semana, hace surgir oportunidades no solo para los expertos en las tecnologías de redes sino para otras profesiones, mas o menos formalmente reconocidas:  teleoperadores,    community managers, gestores comerciales, etc…

La irrupción de los community manager, estrategas de las redes sociales, en la empresa es el resultado del crecimiento imparable de estos canales que promueven la comunicación multidireccional entre consumidores, empresas y marcas.  Es una figura profesional en alza.  Se  responsabiliza de incrementar y, en cierta forma, defender las relaciones de la empresa con sus clientes en el ámbito digital, gracias al conocimiento de las necesidades y los planteamientos estratégicos de la organización y los intereses de los clientes.

perfil cm

Ahora bien, es necesario ser realista y ajustarse al momento.  No se puede pretender una retribución por encima de lo que ofrece el mercado, es posible que no sea lo óptimo pero es necesario tener presente que siempre es más fácil conseguir algo mejor desde el mundo del trabajo que desde el desempleo.

Según los estudios realizados por las consultoras y  ETT´s mas importantes del país, cabe concluir que los salarios y las ventajas sociales son mayores en las grandes empresas y las multinacionales.  La estructura salarial en una Pyme es mucho más ajustada, ya que la mayoría no tienen beneficios sociales ni otras ventajas que si ofrecen las grandes empresas.

Entre asistentes y profesionales del secretariado, los más buscados, según las empresas de selección,  son aquellos que vienen de las empresas de ingeniería y los grandes despachos de abogados.  En ambos casos se considera imprescindible el inglés, conocimientos técnicos de la actividad y cada vez más, otros idiomas.

tabla secres

Los profesionales mejor cotizados son los asistentes de presidencia.  En este caso, además de los idiomas y las habilidades de organización y comunicación, resulta imprescindible la empatía, el compromiso y la disponibilidad.

También entre estos profesionales se produce la diferencia salarial (salario +pagos en especie) a favor de las  grandes empresas y las multinacionales frente a las PYME’s

Comienza a presentarse, aunque todavía no de modo frecuente, la demanda de profesionales con un buen conocimiento, aunque no dominio del mandarín.

Si se opta por el trabajo por cuenta ajena en la empresa privada, hay que centrar toda la energía en esta opción.


SI ESTAS ES EL PARO, NECESITAS UN PLAN DE ACCION

Que duda cabe, que en el trabajo de buscar trabajo, el apoyo de los nuestros es crucial en todos los sentidos, las redes familiares y sociales (amigos y conocidos)  son importantísimas, pueden proporcionar contactos, ideas…  Pero no hay que desestimar igualmente las redes profesionales, y aquí hay que tener en cuenta a los antiguos compañeros y jefes, los contactos que se establecieron con otras empresas, clientes, proveedores, etc…

Ocho de cada diez ofertas de trabajo no  se publican en ninguna web o suplemento de empleo, sino que se cubren directamente a través de recomendaciones de las personas con las que las empresas se relacionan.  De ahí la importancia de la red propia de contactos.

También es importante tener en cuenta las redes profesionales existentes en Internet, dado que no son algo trivial o frívolo o peligroso, siempre y cuando se sepan utilizar.

Seguramente la tendencia será estar preocupado durante el proceso de búsqueda de empleo, sin embargo, lo inteligente no es preocuparse sino OCUPARSE.   Esta ocupación tiene que estar centrada en el desarrollo de un plan de acción .

Además, es necesario madrugar, hacer ejercicio físico, asistir a conferencias relacionadas con la profesión preferiblemente, mantener el contacto con familia, amigos, antiguos compañeros de trabajo y de estudios.

dormilonLo que no se debe hacer es dormir más de lo necesario, descuidar la apariencia física, aislarse socialmente,  y esperar que la Divina Providencia, algún golpe de suerte o similar va a proporcionarnos un empleo.

En resumen, la búsqueda de empleo en todos los casos, es en sí misma un trabajo y para conseguir el éxito es necesario plantearse cual es el objetivo de forma clara y por escrito.  No es útil aquello de “un trabajo, cualquier trabajo” sino razonando el tipo de trabajo para el que el propio perfil (formación +experiencia +aptitudes +disponibilidad) sea idóneo y trazar un plan de acción para lograr el objetivo.

Por otra parte, todo indica que cuanto más tiempo pasa desde la salida del mercado laboral, más difícil es volver.  Por ello, aunque el estado anímico o cualquier otra circunstancia haga apetecible dejar pasar al menos unos meses, lo sensato es emprender la búsqueda lo antes posible.

Finalmente,  es necesario estar alerta y preparado continuamente, de la misma forma en que los deportistas de elite no descuidan su preparación, ni siquiera un día.

Extraído del libro de M. Claudia Londoño “BUSCAR TRABAJO ES UN TRABAJO

Enlace de interés:

Dónde buscar empleo si tienes 20 años, 30, 40 o más

ANTE EL DESEMPLEO

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”
Albert Einsten

¿ESTAS EN EL PARO? Posiblemente tienes o has tenido un cierto sentimiento de culpa. Esta sensación de sentirse culpable, aunque el despido se deba a causas completamente ajenas a la propia voluntad o actitud,  es muy común y desafortunadamente no hace más que agravar una situación que, como punto de partida, es negativa.

El despido representa, posiblemente, el momento más crítico de una carrera profesional, no solo porque supone una pérdida de ingresos o por la incertidumbre que conlleva en todos los aspectos, sino porque el trabajo es la actividad que se realiza durante más tiempo, el lugar donde se desarrollan casi todas nuestras relaciones personales y una de las principales bases sobre las que se asienta nuestro reconocimiento social.

Todo  cambio produce temor.  Algunos expertos estiman que cuando se producen cambios en la vida personal o profesional se genera un proceso similar al de un duelo con sus correspondientes etapas, aunque lógicamente de distinta intensidad.

EL PROCESO DE CAMBIOEn un primer momento no se quiere aceptar que las circunstancias han cambiado, es lo que se denomina etapa de negación, en determinados casos incluso la persona tiende a estancarse, negando una realidad evidente.

Tras asumir que se ha producido el cambio, se produce un sentimiento de ser víctima de una injusticia, ya sea por parte de la crisis,  la empresa, el jefe, la familia… Es la etapa de la ira. No se sabe como aceptar la realidad y la tendencia es culpabilizar a los otros.

A la ira le sucede la etapa de negociación.   Se trata en realidad de una negociación con uno mismo, es un proceso de asimilación a la nueva situación aunque siempre la persona encontrará motivos de queja acerca de “si me lo hubieran comunicado con tiempo” o “si me lo hubieran comunicado de otra forma” o “si hubiese tenido más tiempo para adaptarme”.

La siguiente etapa es la de la depresión transitoria.  Es imposible negar la realidad, el cambio se ha producido, no vale siquiera la pena enojarse y ya no se negocia.  Simplemente hay un sentimiento de vacío, falta de energía y entusiasmo. Incluso se llega a una falta de autoestima.  Ha llegado el momento de aceptar el cambio.

Este proceso[1] hay que pasarlo, es necesario aceptar la situación. A partir de ahí, es hora de  afrontar la situación con una actitud positiva y teniendo en mente que la búsqueda de empleo es en sí misma un trabajo y se trata de un trabajo que requiere mucha más energía que cualquier otro.


[1] Spencer Johnson describe de forma muy amena el proceso de adaptación al cambio en su libro “¿Quién se ha llevado mi queso?”, Ediciones Urano.