Archivo de la etiqueta: Autoconfianza

LAS CIRCUNSTANCIAS PERSONALES Y LA BÚSQUEDA DE EMPLEO

Buscar trabajo es un trabajo y cada uno tiene que hacerlo de acuerdo con sus objetivos, habilidades y conocimientos. Siendo muy conscientes del escenario en el que se desarrolla el mercado laboral actual.

Este es un hecho innegable, nadie encuentra un trabajo fantástico sin esfuerzo aunque se disponga de una formación por encima de la media, tres idiomas y unas habilidades personales sobresalientes.

No existe una receta magistral apta para todos.   No solo se trata de encontrar trabajo sino de encontrar “el trabajo”  idóneo,  no obstante en todos los casos es necesario:

  • Realizar una auto-evaluación

 Que permitirá al demandante de empleo conocer con qué capital cuenta. Cuáles son sus fortalezas y debilidades y como minimizar éstas.

 Hay que considerar que en el ámbito laboral se está pidiendo a los aspirantes a un puesto de trabajo un conjunto de habilidades psicológicas y de comportamiento tales como destreza en la presentación de ideas oralmente o por escrito, habilidades de relación con el cliente, capacidad de trabajo en equipo y organización, entre otros.

  • Conocer el mercado laboral

Cada caso es distinto y acorde a las aspiraciones, necesidades y preparación. Es por ello que ni existe un único modelo de curriculum, ni una carta de presentación válida para adjuntar al curriculum y en general a todas las empresas.

  • Desarrollar las propias herramientas para buscar empleo

 Que orientará hacia qué sector  (público o privado) y a qué empresas se deben  dirigir los esfuerzos y conocer qué puestos son los más demandados.

 Hasta hace poco bastaba la titulación, preferentemente con un buen expediente académico. Esto ya no es suficiente, los idiomas se dan por descontado, no solo el inglés.

  •  Disponer de un plan de acción

 ¿Trabajar en una gran empresa o en una Pyme?  ¿Optar por la Administración Pública?  ¿O quizá  considerar el auto-empleo? Depende en gran medida de los objetivos y posibilidades de cada cual.

 Dado que la estrategia no puede ser igual en todos los casos, cada uno tiene que desarrollar la propia, utilizando, del mismo modo que lo haría un buen artesano, las mejores herramientas para esta tarea en particular.

 Tampoco el método de búsqueda puede ser igual para todos, aún en el caso de buscar puestos similares. Depende en gran medida de la personalidad de cada uno y no tanto de la formación y experiencia sino de las habilidades,  circunstancias personales, contactos y relaciones.

estrategia

Buscamos trabajo por muy distintas razones aunque para los fines de este articulo,  nos centraremos en las mas clásicas:

  • Búsqueda de primer empleo
  • Búsqueda por desempleo
  • Búsqueda por insatisfacción con el trabajo actual
  • Búsqueda después de un receso en la vida labora

Búsqueda de primer empleo

Cuando las empresas necesitan contratar a profesionales sin experiencia, suelen acudir a las bolsas de trabajo de los centros educativos en primer lugar utilicen las bolsas de trabajo de los centros formativos.

A su vez, los centros de formación son cada vez mas conscientes de la importancia de ofrecer salidas profesionales a sus alumnos, por ello, generalmente disponen de servicios dedicados a la inserción laboral.

Es más que recomendable:

  • Solicitar una entrevista con los responsables de orientación profesional del centro de formación.
  • Si el centro de formación tiene una bolsa de trabajo, hay que darse de alta en la misma.
  • Si las ofertas de empleo de se cuelgan en la web del centro, hay que consultarlas cotidianamente.
  • Si existe una asociación de antiguos alumnos, hay que hacerse miembro.

Tras seguir los cinco pasos descritos en el epígrafe anterior, es el momento de poner en marcha el plan de acción que se haya trazado.

Adicionalmente, realizar prácticas y becas en empresas son una excelente manera de conseguir una primera experiencia profesional y facilitan notablemente la inserción en el mercado de trabajo.

En este caso, siempre se trata de profesionales muy jóvenes con poca o nula experiencia, a cambio pueden anticiparse a las necesidades del mercado laboral del futuro.

Búsqueda por desempleo 

Tras el despido y una vez superado el proceso de duelo en el plazo más breve posible, el profesional tiene que reconstruir los cimientos de su futuro laboral. Cuanto más tiempo pase entre un empleo y el siguiente, tanto más obsoleta quedará su candidatura y más difícil resultará que encuentre su nuevo trabajo.

Según la experiencia de algunos expertos especializados en la recolocación de profesionales, las 48 horas siguientes a un despido son claves para no destruir las posibilidades futuras de recolocación.

Para superar la situación de desempleo, el primer paso es adoptar una actitud proactiva. Algunos tienen la sensación de que el subsidio de desempleo puede cubrir las necesidades mínimas y que, quizá ha llegado el momento de disfrutar de un año sabático. Que es la ocasión para dedicar un tiempo a nosotros mismos. El problema es que nadie puede afirmar que pasado un año encontrará empleo en un razonable plazo de tiempo y que cuanto mas tiempo pasamos fuera del mercado laboral, mayor es la dificultad.

Mención especial requieren los mayores de 40 años (sí, 40) y no digamos los mayores de 50 años. Cuando se supera  esta edad, se inicia una nueva etapa laboral, una etapa llena  de grandes obstáculos. Actualmente, son uno de los colectivos que más tiempo tarda en encontrar un nuevo empleo.

Búsqueda por insatisfacción con el trabajo actual

 Sin entrar a evaluar las razones, puesto que pueden ser muchas y de muy diversa índole, es posible que la búsqueda de otro empleo no se perciba de forma tan perentoria y sin embargo, si esta es una meta a alcanzar, será necesario abordar el proyecto con el mismo empuje y voluntad que en el caso de estar desempleado, aunque quizá no sea totalmente igual la estrategia.

 Generalmente es un punto de partida mucho más favorable ya que desde el mundo del trabajo es más fácil encontrar otro empleo. Además, se tienen las necesidades cubiertas y al estar en actividad se incrementan las posibilidades de establecer contactos de interés.

 Búsqueda después de un receso en la vida laboral

Esta es una situación que se produce mayoritariamente entre las mujeres. En un momento de su vida, algunas mujeres deciden hacer un receso en  su vida laboral y/o carrera profesional y cambiar sus prioridades para vivir en pareja, tener hijos y formar una familia.

Pero llega un momento en que los hijos crecen o las necesidades económicas acucian o sencillamente sienten el deseo de retomar su vida profesional y se replantean regresar al campo laboral.

No siempre resulta fácil reintegrarse. Se encuentran con que algunas empresas como mínimo se plantean dudas al considerarlas candidatas para cubrir alguna posición. Dudan de que esta candidata pueda readaptarse rápidamente a los horarios, presiones y normativa de una empresa o porque creen que han perdido las habilidades por haber dejado pasar tanto tiempo sin ejercerlas, a los seleccionadores no les gustan los periodos en blanco en el curriculum.

A todo lo anterior se une la tendencia a contratar personas más jóvenes, actualizadas en el campo y con ideas más frescas.

Sin duda, cualquier persona que decida retomar su trayectoria laboral tendrá que readaptarse y readaptar su vida personal, no obstante, después de esta reubicación, las ventajas para la empresa serán muy importantes.

Este perfil normalmente se convierte en una colaboradora altamente comprometida, con un grado alto de estabilidad y de madurez emocional y este es un gran punto a favor de este perfil, aunque hay que saber venderlo.

Esta reinserción no es fácil y requiere una planificación cuidadosa, requiere de algunas acciones previas:

  • Actualizar el CV. Hay que investigar cuáles son los formatos más modernos para hacer un curriculum vitae que piden los empleadores actualmente y subirlo a las principales redes sociales, así como analizar las principales modalidades actuales de búsqueda de empleo.
  •  Actualizar los conocimientos tecnológicos. Todos los trabajos pero de manera especial el secretariado, han evolucionado respecto al uso de la tecnología y las comunicaciones. Es imprescindible ponerse al día.

 Formarse en todo aquello relacionado con la carrera profesional o con el último empleo ejercido para familiarizarse nuevamente con los principales aspectos.

 El mercado laboral ha ido evolucionado de forma cada vez más rápida en los últimos años. La globalización y la llegada de las nuevas tecnologías han cambiado los procesos de selección de personal de las empresas, aunque el objetivo sigue siendo el mismo: buscar y encontrar profesionales cualificados y formarlos para su permanencia dentro de las organizaciones.

Las herramientas más clásicas son la carta de presentación, ya sea para optar a una oferta o como auto-candidatura.   Por supuesto, el curriculum vitae  constituye un elemento imprescindible.  También es importante el teléfono, aunque cabe resaltar que es el correo electrónico una de las mejores herramientas.

Lectura recomendada: http://www.expansion.com/2015/02/13/emprendedores-empleo/mercado-laboral/1423856523.html

 

EL ARBOL TORCIDO O NO SOMOS PERFECTOS

La vista de este árbol me llevó a reflexionar sobre la perfección, la imperfección y la resiliencia.

También me ha hecho pensar sobre cómo nadie es perfecto siempre, en todos los entornos y con todo el mundo (o por lo menos yo no he tenido la oportunidad de conocerlo).

Creo que es imposible ser y estar siempre perfecto, como este árbol que se inclina para buscar la sombra o la humedad y luego se yergue para florecer gloriosamente, también nosotros a veces nos adaptamos al entorno presentando un perfil bajo y otras nos levantamos y buscamos el triunfo.

Esto en el mejor de los casos, porque en otros simplemente no estamos en nuestro mejor momento y cometemos errores, metemos la pata dicho claramente.  Le pasa a todo el mundo y no se hunde. NADIE ES PERFECTO pero todos podemos serlo aunque no todo el tiempo.

Reivindico el derecho a cometer errores y además reconocerlos, si queremos.  En esta sociedad tan competitiva parece que nadie puede equivocarse y es falso porque todos en mayor o menor medida, nos equivocamos.

La clave es la resiliencia y saber superar los baches, el infortunio y las circunstancias adversas. Son muchas, o bastantes para ser exactos, las personas que tienen, entre sus aptitudes, la de ser resilientes.

Hace unos días tuve el placer y el honor de conocer y escuchar a Gema Hassen-Bey y la primera idea que vino a mi mente fue RESILIENCIA.

Gema es  licenciada en Ciencias de la Información, deportista de élite, actriz, compositora, y presentadora. En la actualidad está preparando su nuevo reto, Cumbre Bey – Kilimanjaro Challenge, quiere ser la primera mujer en silla de ruedas que culmine la cima del Monte Kilimanjaro.  Tiene tantos proyectos y tanta pasión que es difícil describirla no en un párrafo sino en diez.

Gema sabe superar los obstáculos grandes y los del día a día y la gran lección es que roza la perfección a pesar de las imperfecciones.

A  diario me encuentro con personas que se deben enfrentar a múltiples problemas, no son perfectas pero todas tienen sus momentos perfectos, unas son muy resilientes y otras no.

Algunas de estas personas se enfrentan en muchos casos a ese mal endémico de nuestro tiempo, el desempleo.

¿Cómo enfrentarse a este problema y ser resiliente? Pienso que con mucha preparación y quizá re-inventándose.  Hay que explorar el mercado, mandar curriculums a diestro y siniestro no es válido, en primer lugar porque el cv tiene que ser “a medida” para cada puesto al que se aspire.

BUSCAR TRABAJOEl mercado laboral ha ido evolucionado de forma cada vez más rápida en los últimos años. La globalización y la llegada de las nuevas tecnologías han cambiado los procesos de selección de personal de las empresas, aunque el objetivo sigue siendo el mismo: buscar y encontrar profesionales cualificados y formarlos para su permanencia dentro de las organizaciones.

En el trabajo de buscar trabajo es imprescindible disponer de las herramientas necesarias.

 

 

 

 

Y VOLVER, VOLVER, VOLVER…. A TRABAJAR DE NUEVO

Como en la conocida ranchera (soy muy ecléctica en mis gustos musicales y lo mismo escucho opera que rancheras o a Sabina); bien como decía, en esta ranchera que habla de amor, también subyace la idea de regresar al pasado.

Textualmente,  Se muere por volver y añade “yo se perder”.

Me encanta esta ranchera, especialmente cantada por Vicente Fernández, se trata de un amor apasionado que no puede olvidar,  todo muy romántico y desgarrado.

Pero si analizo la letra desde otro punto de vista, menos romántico, estamos hablando de alguien que no sabe adaptarse al cambio y está dispuesto a rendirse.

Hay que tener presente que el cambio es inherente a la vida.  Lo que no cambia es la muerte.

Hay cambios que nos vuelven la vida del revés, tanto en sentido positivo como negativo.  Si nos toca un montón de millones en la lotería, indudablemente nuestra vida dará un vuelco y ya nada volverá a ser igual.  Supongo que a un cambio de este tipo es fácil adaptarse, aunque habrá que hacer algunos ajustes inevitables.  Otro cambio positivo puede ser volverse famoso.  De repente, te ves asediado por la prensa y tu ego está a la altura del Everest, como poco.  También en este caso habrá que hacer algunos ajustes pero en general, se trata de un cambio positivo, en principio al menos.

Mas difícil es, por supuesto, enfrentarse a un cambio de carácter negativo. Son muchas las posibilidades pero en este caso, quiero analizar un cambio que en estos tiempos que corren, es desdichadamente demasiado frecuente.  Este cambio se llama:

Estar en el paro

cambio

El despido representa, posiblemente, el momento más crítico de una carrera profesional, no solo porque supone una pérdida de ingresos o por la incertidumbre que conlleva en todos los aspectos, sino porque el trabajo es la actividad que se realiza durante más tiempo, el lugar donde se desarrollan casi todas nuestras relaciones personales y una de las principales bases sobre las que se asienta nuestro reconocimiento social.

Al quedarte en el paro, posiblemente tienes o has tenido un cierto sentimiento de culpa. Esta sensación de sentirse culpable, aunque el despido se deba a causas completamente ajenas a la propia voluntad o actitud, es muy común y desafortunadamente no hace más que agravar una situación que, como punto de partida, es negativa.

cicloTodo cambio produce temor. Algunos expertos estiman que cuando se producen cambios en la vida personal o profesional se genera un proceso similar al de un duelo con sus correspondientes etapas, aunque lógicamente de distinta intensidad.

En un primer momento no se quiere aceptar que las circunstancias han cambiado, es lo que se denomina etapa de negación, en determinados casos incluso la persona tiende a estancarse, negando una realidad evidente.

Tras asumir que se ha producido el cambio, se produce un sentimiento de ser víctima de una injusticia, ya sea por parte de la crisis, la empresa, el jefe, la familia… Es la etapa de la ira. No se sabe como aceptar la realidad y la tendencia es culpabilizar a los otros.

A la ira le sucede la etapa de negociación.   Se trata en realidad de una negociación con uno mismo, es un proceso de asimilación a la nueva situación aunque siempre la persona encontrará motivos de queja acerca de “si me lo hubieran comunicado con tiempo” o “si me lo hubieran comunicado de otra forma” o “si hubiese tenido más tiempo para adaptarme”.

La siguiente etapa es la de la depresión transitoria. Es imposible negar la realidad, el cambio se ha producido, no vale siquiera la pena enojarse y ya no se negocia. Simplemente hay un sentimiento de vacío, falta de energía y entusiasmo. Incluso se llega a una falta de autoestima. Ha llegado el momento de aceptar el cambio.

Este proceso[1] hay que pasarlo, es necesario aceptar la situación. A partir de ahí, es hora de afrontar la situación con una actitud positiva y teniendo en mente que la búsqueda de empleo es en sí misma un trabajo y se trata de un trabajo que requiere mucha más energía que cualquier otro.

Tras el despido y una vez superado el proceso de duelo en el plazo más breve posible, el profesional tiene que reconstruir los cimientos de su futuro laboral. Cuanto más tiempo pase entre un empleo y el siguiente, tanto más obsoleta quedará su candidatura y más difícil resultará que encuentre su nuevo trabajo.

Según la experiencia de algunos expertos especializados en la recolocación de profesionales, las 48 horas siguientes a un despido son claves para no destruir las posibilidades futuras de recolocación.

Para superar la situación de desempleo, el primer paso es adoptar una actitud proactiva. Algunos tienen la sensación de que el subsidio de desempleo puede cubrir las necesidades mínimas y que, quizá ha llegado el momento de disfrutar de un año sabático. Que es la ocasión para dedicar un tiempo a nosotros mismos. El problema es que nadie puede afirmar que pasado un año encontrará empleo en un razonable plazo de tiempo y que cuanto mas tiempo pasamos fuera del mercado laboral, mayor es la dificultad.

Se trata, en primer lugar de concienciarse de que buscar un trabajo es en sí mismo un trabajo y como tal hay que afrontarlo. En segundo lugar, hay que superar los sentimientos de frustración ante los obstáculos con los que inevitablemente se tropieza en el arduo proceso de buscar trabajo y aceptar el cambio. Y por último, pero no por ello menos importante, hay que actuar siguiendo una planificación para no perder energía realizando gestiones que no lleven a ninguna parte. Los tiempos han cambiado y lo que alguna vez fue de utilidad, no necesariamente lo será ahora.

Parece sencillo, se trata de preparar el curriculum, en el caso del primer trabajo o de actualizarlo cuando se cuenta con experiencia laboral pero en realidad hay que ir mucho más allá. La idea de enviar el curriculum a todos los portales de empleo es una idea pero no es suficiente ya que los reclutadores reciben cientos de éstos por lo que se hace necesario resaltar los “factores diferenciadores”, es decir se trata de crear la campaña de marketing del candidato.

En un mundo tan competitivo como el actual, son muchas las personas que se encuentran en iguales circunstancias y cada una desarrolla sus propias estrategias, en las que la elección de la táctica es la clave en la búsqueda activa de empleo.  Recomiendo la lectura de mi post PLAN ESTRATÉGICO DE MARKETING PERSONAL  en que se aportan ideas y sugerencias.

[1] Spencer Johnson describe de forma muy amena el proceso de adaptación al cambio en su libro “¿Quién se ha llevado mi queso?”, Ediciones Urano.

SI TU ME DICES VEN… ¿LO DEJO TODO?

Siempre me ha gustado la famosa canción Si tu me dices ven,  pero siempre ha suscitado en mi unas cuantas preguntas que nunca llego a responderme de manera convincente. ¿De verdad, hay que dejarlo todo por amor? Este no es mi concepto del amor en el que ambos protagonistas tienen que sentirse sobre todo libres en su relación.

Pero no es esa la única cuestión que surge cuando escucho la canción, siempre me sugiere el concepto de compromiso en cualquier aspecto de la vida. Cuando estamos implicados y comprometidos con una persona o con una idea o una pasión, es evidente que estamos dispuestos a dejarlo todo por esa persona, idea o pasión, pero ¿por cuánto tiempo? Si es “por el momento”, no hay problema; pero si se prolonga en el tiempo o se vuelve demandante en exceso, no cabe duda de que se convierte en un lastre.

Y de estas ideas románticas surge una más pragmática.  ¿Qué sucede cuando nuestro compromiso con la empresa y el trabajo demanda que cada vez que nos dice VEN, tengamos que dejarlo todo? Sin duda tenemos que “dejarlo todo” cuando en la empresa o en nuestro área de trabajo hay una crisis, tanto si es real o supuesta.  Es el momento de darlo todo, especialmente si nuestro trabajo es más una pasión que un simple empleo y si tenemos un fuerte compromiso.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando el VEN se produce de forma continuada y sin motivo aparente?

A una amiga mía la llamó su jefe al móvil nada menos que dieciséis veces, como era de noche y lo tenía apagado, le mando el conductor a las 7 de la mañana.  ¿Se había producido algún drama del tipo “se quemó la empresa” o “tenemos una crisis”? No, el jefe tenía una duda acerca del protocolo en un próximo evento.  SIN COMENTARIOS.

Este es un ejemplo extremo, pero cuantos directivos quieren que TODOS estén el mayor tiempo posible en la oficina, no se sabe muy bien porque. Han oído aquello de la conciliación de la vida familiar y laboral pero piensan que no es un tema que les atañe porque su actividad es TAN importante que hay que tener al personal acuartelado por si se necesita.

Dejando a un lado otras consideraciones, parece que este tipo de directivo ignora las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información.  Todos actualmente podemos leer el correo electrónico donde quiera que estemos, también podemos acceder a cualquier documento archivado en la nube o en el servidor de la empresa, atender el teléfono fijo desde el móvil y un sinfín de acciones que todos llevamos a cabo en el día a día.

secreEntonces, si no es necesaria nuestra presencia, al menos, fuera del horario laboral, ¿qué sentido tiene el denominado presentismo? Está sobradamente probado que si pasamos la vida en la oficina no seremos más productivos sino todo lo contrario. Adicionalmente, las jornadas extensivas son nocivas para la salud, producen como mínimo, un enrarecimiento en las relaciones familiares y no olvidemos que a lo peor nos impiden mejorar nuestra formación.

Es importante ser diligente y estar implicados en la actividad de la empresa.  Eso es lo que hay que hacer.  Pero tanto directivos como empleados tenemos que aprender a establecer unos límites.  Debemos estar todos a una cuando hace falta pero no podemos, ni debemos olvidar los otros aspectos de la vida, es decir “Si tu me dices ven… lo dejo todo, si verdaderamente es necesario”.

EL EXTRAÑO CASO DE LA MONJA EN EL MERCADILLO

IMG_20150825_193818Como todas las vacaciones, hay una mañana, la de los martes, que me olvido durante unas horas de la playa o la piscina, para ir al Mercadillo de los Gitanos.

Amigos lectores, no estoy siendo políticamente incorrecta (aunque tampoco me importaría) es que el mercadillo se llama de los gitanos y además a mucha honra.

Los gitanos instalan su mercadillo muy próximo a una de las playas y al curso del precioso rio Guadalete. Yo me paseo, compro –por supuesto- hago unas risas y sobre todo observo. Observo a los vendedores y sus técnicas de marketing y ventas, también observo como los “becarios”, sus hijos o sobrinos, aprenden.

Pero vamos a lo que vamos, durante mi excursión en el mercadillo y precisamente en uno de los puestos más populares, entre la multitud vislumbro una monja (con su hábito de monja), un simple giro de mi cabeza y… ya no veo a la monja. Le comento a marido lo que he visto y no visto; él mira, la ve, parpadea… y ya no la ve.IMG_20150825_105604

¿Se trata acaso de un expediente X? ¿Realmente hemos visto una monja? O, ¿se trata de una ilusión óptica compartida? NO LO SE.

A todo esto, vosotros estaréis cuestionando la relevancia de esta anécdota en un blog que trata básicamente tema profesional, bien la relevancia radica precisamente en algunas reflexiones.

La casi invisibilidad de la monja me ha hecho pensar acerca de la invisibilidad o visibilidad de algunos profesionales.

Todos trabajamos con algunas personas que a veces, hacen que nos preguntemos qué es lo que hacen, aunque en la mayor parte de los casos, no nos preguntemos cómo lo hacen.

Se trata de personas que evitan atraer la atención. Pero ¿por qué?  En muchos casos de personas sumamente dedicadas a su trabajo que piensan que no es necesario hacerse notar.  Esto me lleva a pensar que es posible que estén en un error, si no te sabes vender es posible que no triunfes profesionalmente.

Otro caso es el de aquella persona que es insegura, no confía en la calidad de su trabajo y precisamente por ello, prefieren que “ni se las vea” y claro casi casi les pasa como a la monja del mercadillo, casi casi son invisibles.

Pero conviene reflexionar sobre la invisibilidad, creo que en ningún caso resulta positiva. Cuando se trata de profesionales muy válidos siempre hay que tener en cuenta que ademar de serlo, hay que parecerlo.  Si se trata de personas que se sienten inseguras de su trabajo, conviene que reflexionen sobre la causa de esa inseguridad y si realmente su trabajo deja que desear, debería tomar medidas al respecto.

street dancingPor otro lado, nos encontramos con algunos profesionales visibles en exceso en determinados momentos, especialmente cuando quieren que les vea el jefe.  Se trata generalmente, de aquellos que hacen del presentismo un arte, aunque en otros momentos quieran pasar desapercibidos porque realmente como diría un madrileño castizo “no dan palo al agua”.

Ninguna de estas actitudes llevan al éxito profesional, por el contrario, conducen a la desmotivación y no hay nada peor que no disfrutar de lo que haces.  Sentir el orgullo del trabajo bien hecho forma parte de la remuneración.

Adicionalmente, si eres un profesional, TIENES QUE SABER VENDER SU MARCA, aquello “del buen paño en el arca se vende” pasó a la historia.  Tu profesión y buen hacer son tu verdadero patrimonio y por tanto, hay que lucirlo.  No se trata de narcisismo ni tampoco de egocentrismo, se trata de que cada uno de nosotros somos responsables de nuestro propio marketing.

¿CONTROLAS TU EGO O TU EGO TE CONTROLA A TI?

La respuesta a esta pregunta no es fácil, aparentemente todos disponemos de un profundo conocimiento de nosotros mismos y sabemos controlar nuestras emociones pero ¿es así?

A lo mejor resulta que no nos conocemos tan bien, por eso conviene hacer un serio ejercicio de introspección que nos ayudará a conocernos mejor,  los valores y objetivos que priman sobre todo lo demás, reconocer tanto los propios defectos como las cualidades.

También hay revisar las opiniones de las personas mas allegadas y los jefes,  compañeros de trabajo y mentores (si los hubiera).  Desde luego, no conviene preguntar a las tías favoritas ni abuelas o afines porque no suelen ser objetivas.

El autoconocimiento es el primer paso para muchas cosas: la marca personal, empleabilidad, proyección profesional y más.

egoAhora bien, primero tienes que saber si dominas tu ego o el ego te maneja a ti y en ocasiones podemos mostrarnos como auténticos egocéntricos.  Muchas veces por tratar de aparecer más inteligente o hábil, nos dejamos llevar por el ego y sinceramente y dicho en roman paladino, metemos la pata.

Pensemos en diversas situaciones, por ejemplo la típica entrevista de trabajo.  Llegamos poseídos de la verdad de que somos perfectos para el puesto.  MAL.  Esa es tu apreciación pero depende de la valoración del entrevistador.  La seguridad en uno mismo es importante pero no se puede ir de “sobrado”.

Seguimos con la entrevista, el entrevistador te pide que realices unas pruebas on-line y claro, como estamos a 30 de julio y estás a punto de irte de vacaciones, te viene mal.  Como vas de “sobrado”, sin encomendarte a nadie, dices (porque estás convencido de que has deslumbrado al entrevistador) que estás a punto de marcharte, que donde vas no tienes wi-fi y que cumplimentarás las pruebas on-line a primeros de septiembre.

Esta historia es real pero no la única.  Segundo caso en el que el ego es nuestro peor enemigo.  Se trata de una persona con un buen trabajo, eficiente y eficaz en el curso de su actividad laboral.  Sin embargo, cuando el director le encomienda una tarea que de entrada ya se presenta como muy laboriosa, la persona en cuestión y a pesar de que el director le ofrece los recursos necesarios, ésta los rechaza de inmediato, sin darle un segundo pensamiento con el argumento de que ella sola puede realizar el trabajo y también, como va de sobrada, dice que tendría que enseñarles y perdería tiempo.

Estos son solo dos casos pero estoy segura, queridos lectores, que conocéis mil más.

En ambos ejemplos los protagonistas se han dejado llevar por su ego.

DIME COMO TE RELACIONAS Y TE DIRE QUIEN ERES: NETWORKING

En el plan estratégico para el desarrollo de la marca personal es muy importante la red de contactos profesional o networking.  Teniendo en cuenta que el ser humano es eminentemente social, no parece que haya que estudiar para cumplir esta condición.  Sin embargo, no es tan fácil como a primera vista parece.

En primer lugar, conviene aclarar qué es el famoso networking o red de contactos profesional, no se trata de una pandilla de amigos, tampoco de los contactos familiares o los compañeros de colegio aunque muchos de los componentes de estos grupos pueden formar también parte de nuestra red de contactos profesional.

El networking es una actividad de marketing, que puede definirse como   una forma de ampliar nuestra red de contactos y detectar potenciales clientes, empleadores o colaboradores.

La construcción de la red de contactos o  Networking en inglés es la habilidad para  relacionarse socialmente con el objetivo de  hacer contactos y cooperar.   Considero que esta definición  aclara que no se trata de un red de “enchufes” sino podría decirse que es el “tu me ayudas y yo te ayudo”.

parasitosY aquí es donde mucha gente falla en la actitud porque entiende que la red de contactos es para estar siempre pidiendo o reclamando colaboración y jamás correspondiendo.   Y eso, señoras y señores, no es networking.  Es simplemente querer aprovecharse de los contactos.  Es lo que podríamos denominar parásito de la red de contactos.

Si yo recibo una invitación para una exposición de una persona de mi red, por supuesto,  no solo agradeceré la invitación, además asistiré porque entiendo que la persona que me invita quiere tener una amplia audiencia en el evento.  Si además, se puede ir acompañada, así lo haré con el fin de que no sólo se amplíe el número de asistentes, sino además es posible que mi acompañante sea una persona relevante en el mundo del arte o de los medios.

Hasta ahí perfecto.  El problema surge cuando invito a esta persona que se dedica al arte, a la presentación de uno de mis libros y no solo no acude sino que incluso ignora mi invitación.  Este es el típico caso de un parásito del networking. Olvida u obvia por completo la premisa de “yo te ayudo, tu me ayudas”.

mendigos_1También está la figura del “pedigüeño”, suele tratarse de una persona que constantemente pide favores (recomendaciones o similar) a TODA su red de contactos sin valorar si en el caso en cuestión estas personas pueden o no ayudar.  Esta acción se repetirá cotidianamente hasta el punto que su red de contactos posiblemente opte por ignorar sus mensajes.

entrepreneurship-networking-advice-1Hasta aquí, dos casos de actitud errónea con respecto al networking.  Ahora bien,  en general la actitud es muy positiva. Se trata de aquellas personas que siempre están dispuestas a colaborar, que cumplen sus compromisos y siempre tratan de corresponder.

Todo ello es importante en relación con la red de contactos pero lo es aún más en relación con la marca personal y profesional ya que se transmite una imagen positiva, responsable y comprometida.

 

NO TE DEJES EL SENTIDO COMUN EN CASA

“Las actitudes son más importantes que las aptitudes”.

Winston Churchill

 Estoy segura de que muchos considerareis el título un tanto extraño porque se supone que el sentido común lo llevamos puesto inexorablemente.

Sin embargo, y a la vista de determinadas actitudes que vemos cada día en nuestra sociedad, sí que parece que todos en un momento u otro, nos dejamos el sentido común en casa.  A las pruebas me remito:

  •  Algunas personas que, con toda seguridad, tienen un amplio bagaje cultural y madurez, de repente, deciden ir de modelnos y adoptan ciertas actitudes que parecen aconsejadas por su peor enemigo.
  •  Otras, que deciden ir de coleguis olvidando las más elementales normas de educación y las convenciones sociales.

Esto que aparentemente parece una exageración, está muy lejos de serlo.  Todos hemos visto a un político olvidando por completo la urbanidad e incluso las convenciones sociales,  ninguneando a otros.  Y acercándonos al día a día, también nos encontramos con personas que olvidaron (o les parece un tanto antiguo) el sencillo gesto de dar la mano y aunque estén saludando a la persona que les va a hacer la entrevista de trabajo, se abalanzan a besarlo como si fuera su mejor amigo.

La actitud, los ademanes  y los gestos son una forma muy importante de comunicación. Según establecen los expertos en comunicación, nuestros interlocutores prestan más atención a como transmitimos el mensaje (52%) y a nuestra apariencia (40%) que a lo que estamos diciendo (8%).

niveles de comunicacion

Por otra parte, en este mundo 2.0 la imagen, la postura y la actitud, adquieren mayor relevancia, si cabe.  En cualquier momento, nos hacen (o nos hacemos) una fotografía o vídeo que en cuestión de minutos puede estar en las redes sociales y, ya se sabe, por mucho que intentemos eliminarlo, es para siempre.

Por ello, hay que ser cuidadosos con las imágenes y por tanto, evitar cualquier fotografía que pueda dañar nuestra imagen de marca personal y profesional.

VESTIR PARA TRABAJAR O LA IMPORTANCIA DE LA IMAGEN EN EL MUNDO LABORAL

Cuando hablo de esta cuestión en los cursos o en una conferencia, siempre me encuentro con miradas inquisitivas o ansiosas por saber qué voy a contar.business

No intento contarle a nadie –hombre o mujer- como debe vestir y además, no soy una experta en el tema.

Lo que quiero es poner en evidencia una serie de cuestiones que están muy vinculadas al mundo laboral pero que están estrechamente ligadas a la imagen, quizá no sea todo lo políticamente correcta que debiera pero más vale dejar algunas cosas claras.

Por ejemplo, entre dos personas con curriculum similares y aptitudes igualmente buenas, la empresa siempre contrata a la que  tiene una mejor imagen personal y ¡OJO! no estoy diciendo que la empresa vaya a optar por la más agraciada sino por la que tenga una mejor imagen profesional.

No me gusta hablar de mi misma pero tengo que confesar que hace años logré una promoción gracias a un traje de chaqueta.  Puede que suene frívolo pero fue así. Al final de un proceso de selección –quedabamos dos candidatas- tuve la entrevista con el presidente de la compañía porque iba a trabajar con él. Mucho tiempo después me confesó que las dos candidatas reuníamos los requisitos y que cuando recursos humanos le preguntó, él respondió “la del traje de chaqueta”.

A primera vista esto puede parecer un tanto superficial pero mi jefe me dijo que pensó que dado que iba a recibir sus visitas y acompañarle en calidad de interprete en algunas ocasiones, en igualdad de condiciones, había optado por la candidata con mejor imagen.

Y ahora toca hablar del famoso traje de chaqueta. Realmente era precioso y no lo había comprado. Entonces y también ahora, mi economía no me permitía hacer grandes dispendios en modelitos pero en mi círculo familiar existe la sana costumbre de la reutilización de la ropa, lo que a alguien no le queda bien o ya no “le entra” pasa sistemáticamente a otro miembro del círculo. Es decir, el famoso traje era heredado como tantas otras cosas que tengo en mi armario.

Con ello quiero resaltar que no hace falta gastar un montón de dinero en “VESTIR PARA TRABAJAR” sino en todo caso, hacer sabias inversiones. No es necesario tener un armario lleno de modelitos, es preferible tener pocas cosas, de buena calidad y sobre todo perdurables en el tiempo.

La mayor inversión tiene que destinarse a calzado y bolsos en el caso de las mujeres y calzado y corbatas en el de los hombres.

Otra cuestión crucial es el denominado cuidado personal:

  • Exquisita higiene personal (esto parece una obviedad pero piense el lector en ciertos compañeros de trabajo)
  • Un buen corte de pelo siempre compensa
  • En el caso de las chicas, un maquillaje ligero (no nos arreglamos para una fiesta sino para ir a trabajar) y sobre todo, inteligente.  Que realce todo lo bueno y oculte en lo posible, los defectos.  Si no sabes maquillarte, no pidas consejo a tu mejor amiga o a tu hermana que como te quieren, siempre te van a ver estupenda.  Pregunta a alguien que sepa realmente.
  • Manos exquisitamente cuidadas
  • Cuidado con la bisutería, en la mayoría de los casos, MENOS ES MAS.

No todo el mundo tiene un cutis de porcelana o un pelo abundante y brillante.  No nos empeñemos en “tapar” el cutis con acné o un pelo escaso.  Entre otras cosas porque es imposible.  Más vale aplicar al cutis los cuidados pertinentes (si es necesario acudir al dermatólogo) y respecto al pelo, lo suyo es buscar el corte de pelo que mejor disimule esa escasez.  Y esto atañe a hombres y mujeres, ni uno ni otra pueden disimular con peinados rebuscados o similar, no olvidemos que pasamos muchas horas en el trabajo y ni toda la laca del mundo mantiene ciertas arquitecturas capilares.

Finalmente hay que recordar que la imagen personal es una forma de comunicación, la actitud, los modales, el lenguaje que utilizamos y la dicción dice mucho mas de nosotros que lo que decimos.  Por ello, es necesario además adaptarse a la cultura de la empresa.  Si todo el mundo va bastante informal, no cuadra vestirse formal en exceso; si por el contrario, el entorno es muy formal, dejemos las pequeñas excentricidades para fuera de la oficina.

Como conclusión, la IMAGEN SÍ IMPORTA, esto no quiere decir que solamente pueden tener éxito aquellas o aquellos con cuerpos de modelo, no por supuesto, pero nunca nunca olvidemos que nuestra imagen es nuestra tarjeta de presentación y que por lo tanto, hay que proyectar lo mejor de nosotros mismos.