Archivo de la categoría: protocolo

Hablando del office casual y sus contradicciones

Durante mucho tiempo  Mark Zuckerberg ha sido el paradigma del office casual, liberó a sus empleados de la esclavitud del traje y corbata y dentro del contexto de una empresa como Facebook, creó un estilo propio, adecuado para este tipo de empresa aunque sería improcedente en otras. En todo caso, para mi Facebook como empresa, ha representado siempre un estilo desenfadado, fresco y libre.

Ahora y después de leer el libro de un antiguo empleado suyo, Antonio García Martínez ha decidido contar en su libro «Chaos Monkeys; Obscene fortune and Random Failure in Silicon Valley» , tengo que reconsiderar mi idea.

No cabe duda que el libro destila una gran amargura y no voy a entrar a comentar más que lo que se refiere al código de vestir y las incoherencias con que nos encontramos y no solo en Facebook sino en cualquier empresa.

En muchas, quizá en la mayoría, los códigos de vestimenta se han flexibilizado de forma increíble y los empleados pueden ir a trabajar con vaqueros y a lo mejor una dresscodechaqueta informal.  Ahora bien, ¿Qué pasa con las empleadas? ¿es el código de vestimenta tan flexible para nosotras?

Si volvemos a Facebook, parece ser que dista mucho de ser tan flexible con las empleadas.  Hay bromas sobre si la profundidad de un escote o el largo de una falda puede distraer a los empleados. Sí es así, se exige decoro a las empleadas en lugar de plantearse si el problema no está en ellas (que van provocando, que diría mi abuela) sino en las miradas de ellos.

Pero esta cuestión no se limita a las empresas,  pensemos en la política.  Hace pocos días, con motivo de la visita del Presidente Obama, vimos acudir a Pablo Iglesias en mangas de camisa a la reunión con el presidente.  Y hace pocos meses le vimos de esmoquin  gala en la ceremonia de los Goya.  En ambos casos, resultaba inadecuado.  En el primero, porque no se ajustaba al protocolo ( (en los Estados Unidos, no ir correctamente vestido se interpreta como una falta de respeto); en el segundo, porque la verdad, el atuendo de etiqueta le sentaba como un tiro.  No hubo demasiados comentarios en ninguna de las dos ocasiones.

Pero, ¿qué habría sucedido si en lugar de un político, se hubiese tratado de una política? No quiero ni pensarlo. Los comentarios habrían sido devastadores. Es la doble vara de medir.

Una reflexión más.  Parece que se confunde el casual con ir a la oficina absolutamente desaliñado y esto es un error.  Se puede ir con vestimenta informal, si la cultura de nuestra empresa lo permite, siempre y cuando se proyecte la mejor imagen posible.

Y cuando se habla de imagen, no estamos hablando de modelitos de marca ni de taconazos sino de algo que va mucho más allá, me refiero a la actitud, los ademanes y el lenguaje verbal y no verbal. Lo que puede resumirse con la palabra elegancia.

Citando a mi admirado Juan de Dios Orozco : La elegancia es como un cóctel, resultado de la suma de ingredientes como la discreción, la naturalidad, el sentido de la estética, la moderación personal, la simpatía, la urbanidad, la sencillez de conducta y el deseo y esfuerzo de sentirse bien con uno mismo para agradar a los demás.

De eso se trata, independientemente del atuendo, lo importante es la actitud.

 

 

 

 

SI ES IMPORTANTE, NO ME LO DIGAS POR WHATSAPP… ¿CUESTIÓN DE ESTILO?

whatsappComienzo preguntándome si decir algo importante por Whatsapp es elegante, aunque visto lo visto últimamente, creo que el tema va mucho más allá.

Entiendo que dos adolescentes, tras un noviazgo de un par de semanas, lo dejen por Whatsapp.  Sin embargo, no entiendo que una mujer adulta termine una relación de seis años diciéndole al novio por este medio “te quiero pero no te amo y cortamos”.  ¿Tan difícil es dar la cara? ¿Tan poco respeto merece lo compartido a lo largo de la relación? Le dice “te quiero” pero le muestra poco aprecio, respeto y consideración.

Tampoco puedo entender que se estén produciendo, por parte de algunas empresas, comunicaciones de despido, finalización o no renovación de contrato vía Whatsapp.  Aparte de carecer de valor jurídico, estas empresas muestran, además de ninguna sensibilidad, falta de respeto hacia sus empleados y poca profesionalidad. Me ha hecho recordar que un jefe que tuve hace tiempo denominaba a las áreas de personal de las empresas, departamento de recursos inhumanos.

Finalmente, esta autora ha visto con “estos ojos que se ha de comer la tierra” como alguien dimite mediante un mensaje de Whatsapp y dentro de un grupo.  En este caso, además de a la carencia de valor jurídico y falta de estilo, quizá habría que añadir la ignorancia.

businessEn el primer caso, el de los novios, lo suyo habría sido una conversación sincera.

En el de las empresas, no es de recibo que se produzcan comunicaciones de despido o finalización de contrato por un medio tan informal. Ya es poco adecuado hacerlo por un medio tan frio como el correo electrónico, pero al menos es más formal y esta dotado de validez jurídica.

En el caso de la dimisión, parece que un escrito comunicando la voluntad de dimitir y agradeciendo a los compañeros su colaboración, resulta más elegante y además tiene valor jurídico.

Todo ello me lleva a concluir que ciertas comunicaciones por Whatsapp, además de mostrar una inmensa carencia de saber estar, estilo y buena educación, conlleva falta de respeto hacia los demás, poca sensibilidad, escasa educación, desconocimiento de las formas y nula profesionalidad.

Tras todo lo dicho, puede parecer que estoy en contra del Whatsapp y nada más lejos de la realidad.  Considero que es una estupenda herramienta para comunicarse que, aunque no es totalmente gratuita, es sumamente económica y prácticamente instantánea.  Los grupos pueden constituir una forma muy eficiente de mantenerse al día entre amigos, familiares, equipos de trabajo, etc…

Pero como toda herramienta, hay que conocerla (a las armas las carga el diablo).  Saber cómo funcionan los grupos y las listas de difusión y…. como no, la política de privacidad y seguridad de la herramienta.

Y volviendo al principio, por favor SI ES IMPORTANTE, NO ME LO DIGAS POR WHATSAPP.