Archivo de la categoría: Identidad digital

SI ES IMPORTANTE, NO ME LO DIGAS POR WHATSAPP… ¿CUESTIÓN DE ESTILO?

whatsappComienzo preguntándome si decir algo importante por Whatsapp es elegante, aunque visto lo visto últimamente, creo que el tema va mucho más allá.

Entiendo que dos adolescentes, tras un noviazgo de un par de semanas, lo dejen por Whatsapp.  Sin embargo, no entiendo que una mujer adulta termine una relación de seis años diciéndole al novio por este medio “te quiero pero no te amo y cortamos”.  ¿Tan difícil es dar la cara? ¿Tan poco respeto merece lo compartido a lo largo de la relación? Le dice “te quiero” pero le muestra poco aprecio, respeto y consideración.

Tampoco puedo entender que se estén produciendo, por parte de algunas empresas, comunicaciones de despido, finalización o no renovación de contrato vía Whatsapp.  Aparte de carecer de valor jurídico, estas empresas muestran, además de ninguna sensibilidad, falta de respeto hacia sus empleados y poca profesionalidad. Me ha hecho recordar que un jefe que tuve hace tiempo denominaba a las áreas de personal de las empresas, departamento de recursos inhumanos.

Finalmente, esta autora ha visto con “estos ojos que se ha de comer la tierra” como alguien dimite mediante un mensaje de Whatsapp y dentro de un grupo.  En este caso, además de a la carencia de valor jurídico y falta de estilo, quizá habría que añadir la ignorancia.

businessEn el primer caso, el de los novios, lo suyo habría sido una conversación sincera.

En el de las empresas, no es de recibo que se produzcan comunicaciones de despido o finalización de contrato por un medio tan informal. Ya es poco adecuado hacerlo por un medio tan frio como el correo electrónico, pero al menos es más formal y esta dotado de validez jurídica.

En el caso de la dimisión, parece que un escrito comunicando la voluntad de dimitir y agradeciendo a los compañeros su colaboración, resulta más elegante y además tiene valor jurídico.

Todo ello me lleva a concluir que ciertas comunicaciones por Whatsapp, además de mostrar una inmensa carencia de saber estar, estilo y buena educación, conlleva falta de respeto hacia los demás, poca sensibilidad, escasa educación, desconocimiento de las formas y nula profesionalidad.

Tras todo lo dicho, puede parecer que estoy en contra del Whatsapp y nada más lejos de la realidad.  Considero que es una estupenda herramienta para comunicarse que, aunque no es totalmente gratuita, es sumamente económica y prácticamente instantánea.  Los grupos pueden constituir una forma muy eficiente de mantenerse al día entre amigos, familiares, equipos de trabajo, etc…

Pero como toda herramienta, hay que conocerla (a las armas las carga el diablo).  Saber cómo funcionan los grupos y las listas de difusión y…. como no, la política de privacidad y seguridad de la herramienta.

Y volviendo al principio, por favor SI ES IMPORTANTE, NO ME LO DIGAS POR WHATSAPP.

Anuncios

LAS PALABRAS SON COMO LOS BOOMERANGS O CUANDO LO DICHO SE VENGA DE TI

boomerangLo que decimos en un momento de ofuscación, rabia o en un ataque de tontería siempre vuelve y generalmente cuando menos conviene. Nuestras palabras son como los boomerangs y siempre vuelven.

Esto ocurre en el mundo real, en un momento tonto criticaste a las multinacionales sin ton ni son ni una base que sustentara tu opinión, por ejemplo, y manifestaste que nunca trabajarías para una multinacional.  Algunas personas te escucharon (generalmente la gente tiene muy buena memoria para lo que no conviene) y como al cabo de unos años estás trabajando para una multinacional y además, te sientes feliz; siempre habrá alguien que te recuerde tus palabras.

Hay un refrán español que dice “por la boca muere el pez” y nada mas cierto.  A veces contamos intimidades o cuestiones relativas a la empresa a personas que realmente no son dignas de confianza y cuando menos lo recordemos, nuestras palabras dichas en un momento específico de la vida, puede que regresen, cuando menos lo deseamos, para vengarse.

Tampoco hay que olvidar aquellas charlas a la salida del trabajo, cuando todavía con la adrenalina muy alta, comentamos en la cafetería de al lado de la ofi, todos los acontecimientos del día, relatando incluso cuestiones que pueden afectar a la estrategia de la empresa, sin saber quien escucha.

En el mundo virtual ni siquiera depende de la memoria de los que nos rodean, lo que decimos en Internet, permanece para siempre, aunque lo borremos, siempre habrá alguien que lo haya compartido, o copiado.

No nos equivoquemos: cada vez que utilizamos la red, Internet está escuchando. Es importante comprender qué17100053-3d-gente--hombre-persona-con-un-meg-fono-grande estamos dejando atrás cada vez que visitamos un sitio web, participamos en una conversación o compartimos en Facebook algo que en principio nos parece muy gracioso pero que a lo mejor, fuera de contexto puede resultar tremendamente dañino para nuestra imagen.

Todos, incluso en Whatsapp, tenemos un colectivo que sigue nuestra actividad, a veces las comparte con otros y en ocasiones, incluso las discute o se indigna.

La tipología de los seguidores es difícil de definir porque, según las circunstancias, pueden actuar de forma distinta a la que les es habitual, otras veces, actúa como un mix de dos tipos.  No obstante, esta autora se atreve a clasificarlos como sigue:

  • El Fan

Es nuestro seguidor ideal. Un admirador de nuestra marca y los contenidos que publicamos.  No duda en manifestarlo, recomendarnos y compartir nuestras actualizaciones con sus amigos y seguidores.

  •  El Seguidor Silencioso

Este grupo suele ser el más numeroso y constituye el campo más fértil para la gestión de la marca personal. Día a día  un colectivo nos sigue en silencio en Twitter, Facebook, Linkedin o Google Plus y toma nota de nuestras palabras.

  • El influencer

 Se denominan influencers a las personas con gran presencia y credibilidad en redes sociales gracias a su conocimiento en cierto sector y tanta influencia entre sus seguidores y lectores que se convierte en un gran prescriptor. Si decimos algo inconveniente y tenemos un seguidor de este tipo, el efecto multiplicador es impresionante.

  • El Viralizador

Estamos hablando de un referente, un líder de opinión en las redes sociales ya sea por su popularidad o por destacarse como especialista en determinada temática.

  • El Oportunista

Estos usuarios no suelen ser seguidores reales , como sí lo es un fan, sino que pueden considerarse seguidores ocasionales que están interesados en aprovechar cada oportunidad que se les presenta para obtener un beneficio ya sea queriéndonos vender algo o intentando que se les de publicidad.

  •  El Trol o protestón

En el entorno de Internet el troll es un personaje polémico y que muchas veces actúa en las sombras. Escudándose en la virtualidad, provoca, incomoda y reclama muchas veces en forma desmedida e injustificada.

 No contento con esto, en determinadas situaciones puede llegar a idear “campañas sociales” para desprestigiarnos  aprovechando su influencia y conocimientos.

 No parece lógico perder el tiempo con este tipo de personas, lo mejor es bloquearlos y no dar oportunidad de que nuestras palabras se venguen de nosotros mismos.

En resumen, lo que decimos, siempre vuelve y a veces se vengan de nosotros.  Por ello hay que ser prudente en la vida real y en la virtual.

LECTURA RECOMENDADA DIEZ SECRETOS PERSONALES QUE NUNCA DEBES REVELAR EN EL TRABAJO

LA TENTACIÓN VIVE EN LAS REDES SOCIALES

Parafraseando el título de una antigua pero estupenda película, “La tentación vive arriba”  incluyo aquí una reflexión sobre las “meteduras de pata” de algunos políticos y como no, de todos nosotros, ciudadanos de a pie.

Creo que vale la pena analizar algunas salidas de tono, no de los políticos (ya se ha comentado bastante) sino de la gente corriente.

Por ejemplo, he tenido ocasión de leer en Facebook una feroz crítica al mundo empresarial por parte de alguien que puede que tenga un empleo precario y debería volcar toda su energía en formarse y proyectar una imagen de persona confiable y sensata.

También en Facebook, aparte de los millones de perritos y gatitos que cansan hasta al más santo, he podido leer palabrotas, improperios, etc. por parte de personas que puede que representen a alguna entidad.

Parece que Twitter convierte a algunas personas que en el mundo real son sensatas, en verdaderos “bocazas” en el entorno virtual.

Yendo a extremos sencillamente deplorables, un joven publicó en YouTube, simplemente para que lo vieran sus amigos, un vídeo absolutamente reprobable e incluso punible, los amigos a su vez, lo difundieron en sus redes sociales hasta convertirse en viral y de ahí pasó a los medios de comunicación.

Todo el país pudo darse cuenta de la insensatez (cuanto menos) de este muchacho que aunque borró sus perfiles en todas las redes sociales, saltó a la fama (mala fama) sin quererlo.  Al día de hoy, los expertos en reputación digital le aconsejan que se cambie el nombre o al menos invierta el orden de sus apellidos si quiere conseguir trabajo algún día.

Por supuesto, lejos de mi la idea de demonizar las redes sociales, especialmente porque son un magnífico instrumento para la gestión de la marca personal y profesional y desde luego una forma de incrementar la empleabilidad.

Las redes sociales están en nuestra vida y en la sociedad y, de momento, están aquí para quedarse. Lo inteligente es saber utilizarlas y servirse de ellas con un objetivo claro: Potenciar nuestra marca personal y profesional.

redes sociales

Estar o no estar en las redes sociales parece una decisión que ya no hay que adoptar porque si los profesionales no estamos presentes en al menos una red social, simplemente no existimos.

Es necesario darnos a conocer y contar lo que sabemos hacer mejor que otros, es decir, tener visibilidad.  Hay que analizar en qué redes debemos estar, de acuerdo con nuestra política de comunicación y estrategia de presencia en redes sociales y no publicar por publicar.

Pero a las redes sociales hay que acercarse con un objetivo y un plan específico que se convierta en nuestra brújula cada vez que publiquemos algo.

RESISTAMOS LA TENTACIÓN DE DECIR LO QUE NO SE DEBE (AUNQUE LO PENSEMOS) EN LAS REDES SOCIALES Y APRENDAMOS A UTILZARLAS PARA CONSTRUIR Y GESTIONAR LA MARCA PERSONAL.

DIME COMO TE RELACIONAS Y TE DIRE QUIEN ERES: NETWORKING

En el plan estratégico para el desarrollo de la marca personal es muy importante la red de contactos profesional o networking.  Teniendo en cuenta que el ser humano es eminentemente social, no parece que haya que estudiar para cumplir esta condición.  Sin embargo, no es tan fácil como a primera vista parece.

En primer lugar, conviene aclarar qué es el famoso networking o red de contactos profesional, no se trata de una pandilla de amigos, tampoco de los contactos familiares o los compañeros de colegio aunque muchos de los componentes de estos grupos pueden formar también parte de nuestra red de contactos profesional.

El networking es una actividad de marketing, que puede definirse como   una forma de ampliar nuestra red de contactos y detectar potenciales clientes, empleadores o colaboradores.

La construcción de la red de contactos o  Networking en inglés es la habilidad para  relacionarse socialmente con el objetivo de  hacer contactos y cooperar.   Considero que esta definición  aclara que no se trata de un red de “enchufes” sino podría decirse que es el “tu me ayudas y yo te ayudo”.

parasitosY aquí es donde mucha gente falla en la actitud porque entiende que la red de contactos es para estar siempre pidiendo o reclamando colaboración y jamás correspondiendo.   Y eso, señoras y señores, no es networking.  Es simplemente querer aprovecharse de los contactos.  Es lo que podríamos denominar parásito de la red de contactos.

Si yo recibo una invitación para una exposición de una persona de mi red, por supuesto,  no solo agradeceré la invitación, además asistiré porque entiendo que la persona que me invita quiere tener una amplia audiencia en el evento.  Si además, se puede ir acompañada, así lo haré con el fin de que no sólo se amplíe el número de asistentes, sino además es posible que mi acompañante sea una persona relevante en el mundo del arte o de los medios.

Hasta ahí perfecto.  El problema surge cuando invito a esta persona que se dedica al arte, a la presentación de uno de mis libros y no solo no acude sino que incluso ignora mi invitación.  Este es el típico caso de un parásito del networking. Olvida u obvia por completo la premisa de “yo te ayudo, tu me ayudas”.

mendigos_1También está la figura del “pedigüeño”, suele tratarse de una persona que constantemente pide favores (recomendaciones o similar) a TODA su red de contactos sin valorar si en el caso en cuestión estas personas pueden o no ayudar.  Esta acción se repetirá cotidianamente hasta el punto que su red de contactos posiblemente opte por ignorar sus mensajes.

entrepreneurship-networking-advice-1Hasta aquí, dos casos de actitud errónea con respecto al networking.  Ahora bien,  en general la actitud es muy positiva. Se trata de aquellas personas que siempre están dispuestas a colaborar, que cumplen sus compromisos y siempre tratan de corresponder.

Todo ello es importante en relación con la red de contactos pero lo es aún más en relación con la marca personal y profesional ya que se transmite una imagen positiva, responsable y comprometida.

 

NO TE DEJES EL SENTIDO COMUN EN CASA

“Las actitudes son más importantes que las aptitudes”.

Winston Churchill

 Estoy segura de que muchos considerareis el título un tanto extraño porque se supone que el sentido común lo llevamos puesto inexorablemente.

Sin embargo, y a la vista de determinadas actitudes que vemos cada día en nuestra sociedad, sí que parece que todos en un momento u otro, nos dejamos el sentido común en casa.  A las pruebas me remito:

  •  Algunas personas que, con toda seguridad, tienen un amplio bagaje cultural y madurez, de repente, deciden ir de modelnos y adoptan ciertas actitudes que parecen aconsejadas por su peor enemigo.
  •  Otras, que deciden ir de coleguis olvidando las más elementales normas de educación y las convenciones sociales.

Esto que aparentemente parece una exageración, está muy lejos de serlo.  Todos hemos visto a un político olvidando por completo la urbanidad e incluso las convenciones sociales,  ninguneando a otros.  Y acercándonos al día a día, también nos encontramos con personas que olvidaron (o les parece un tanto antiguo) el sencillo gesto de dar la mano y aunque estén saludando a la persona que les va a hacer la entrevista de trabajo, se abalanzan a besarlo como si fuera su mejor amigo.

La actitud, los ademanes  y los gestos son una forma muy importante de comunicación. Según establecen los expertos en comunicación, nuestros interlocutores prestan más atención a como transmitimos el mensaje (52%) y a nuestra apariencia (40%) que a lo que estamos diciendo (8%).

niveles de comunicacion

Por otra parte, en este mundo 2.0 la imagen, la postura y la actitud, adquieren mayor relevancia, si cabe.  En cualquier momento, nos hacen (o nos hacemos) una fotografía o vídeo que en cuestión de minutos puede estar en las redes sociales y, ya se sabe, por mucho que intentemos eliminarlo, es para siempre.

Por ello, hay que ser cuidadosos con las imágenes y por tanto, evitar cualquier fotografía que pueda dañar nuestra imagen de marca personal y profesional.

PLAN ESTRATEGICO DE MARKETING PERSONAL (2): LA IMAGEN

 “No hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión” Oscar Wilde 

LAPICERONo basta con ser bueno, también hay que parecerlo.  La buena imagen es un  imperativo cuando se está en búsqueda activa de empleo y desde luego va mucho más allá de un traje bonito. Tiene mucho que ver con el lenguaje corporal, es decir el porte, los gestos, las buenas maneras y la actitud.

Igualmente, es importante el lenguaje paraverbal que está ligado al tono y volumen de la voz, entre otros.

Sobre todo hay que cuidar especialmente los detalles: higiene personal, pelo, dientes, uñas, aliento… y evitar los enemigos de la imagen:

  •  Talla equivocada o demasiado grande o pequeña
  • Prendas y/o accesorios deteriorados por el uso o pasados de moda
  • Combinaciones imposibles de colores

También hay que recordar que las cosas que llevamos hablan de nosotros y forman parte de nuestra imagen.

Tarjetas de visita

También en este caso, la primera impresión es la que cuenta. Las tarjetas de visita son una carta de presentación Permiten facilitar los datos de contacto para ser localizado en el futuro. Es una sana costumbre  llevarlas siempre.

Con respecto a la calidad y diseño, conviene escoger  un papel duro tipo cartulina y en el caso de utilizar color, ajustarlos a la esencia de la marca personal.  En las tarjetas, igual que en cualquier otro soporte para nuestra marca, podemos dar rienda suelta a la creatividad.  El equilibrio entre utilidad y sorpresa es la clave.

Puede parecer un poco obvio, pero hay que  tener muy en cuenta nuestro perfil profesional a la hora de diseñar la tarjeta.

Puede que a mi me encante la cocina pero si mi actividad principal es la de autora y formadora, lo de la cocina sobra. La tarjeta, ese pequeño trozo de papel representa quiénes somos y  que hacemos. Por mucho que tu tarjeta sea la más original del mundo, lo que necesitas es transmitir claramente a qué te dedicas.

En algunos países, especialmente Japón, se ha puesto de moda el código QR en las tarjetas de visita.  De modo que si la persona a la que se le entrega, la escanea, guardará la dirección de correo y teléfono en su móvil.  Es una buena ideal pero la tarjeta tiene que aportar toda la información por sí sola. 

Los datos básicos de contacto que no pueden faltar son:

  • Nombre y apellidos
  • Profesión
  • Correo electrónico
  • Teléfono (fijo y móvil)
  • Web o blog (si se tiene)
  • Redes sociales (especialmente Linkedin y Twitter)

Respecto al tamaño, es importante  que no sea muy grande, ni tampoco muy pequeña, ya que debe de caber en un  tarjetero o en la cartera cuando te la guardes. Normalmente el formato estándar es el 9×5 cm.

 Es recomendable utilizar  la doble cara. Es una oportunidad perfecta para añadir tu propio logo personal o una imagen.

 

PLAN ESTRATÉGICO DE MARKETING PERSONAL

Esta estrategia conlleva mucho más que el envío del curriculum a los múltiples portales de empleo, aunque también se debe de hacer.  Pero sobre todo, se trata de ser una marca personal de prestigio para atraer a las empresas.

Para ello, es necesario lograr un reconocimiento a través de la actividad que se desarrolla para potenciar la marca personal, reinventándose, si fuera necesario, mediante la formación y el crecimiento personal.

Adicionalmente, todos sabemos que el desarrollo de nuevos hábitos o el convertir algunas debilidades en puntos fuertes es esencial para el crecimiento profesional.  También este desarrollo es importante en la gestión de la marca personal.

Información exhaustiva

Como cualquier otra estrategia, se necesita información.  En este caso, pero sin que sea el límite, hay que conocer profundamente las empresas en las que nos gustaría trabajar.

Es preciso hacer una investigación exhaustiva (Internet es muy útil en este caso) para conocer qué actividad desarrolla cada una de estas empresas y su posición en el mercado,  número de empleados, las cifras de facturación anual, los beneficios o pérdidas, accionariado, etc.

También es importante estar informado de todos las cuestiones de actualidad.  Aunque el foco debe estar en la marca y la búsqueda de empleo, por lo que se tiende a obviar todo aquello que no esté relacionado; hay que estar al día de todo lo que sucede en el mundo.

La identidad de una persona, su marca,  está condicionada por como los demás la  perciben.  Hay que hacer una lista de éxitos (no hace falta llevar esta lista en la mano, pero conviene ser consciente de éstos), en que temas se destaca y en los que el fracaso puede estar presente.  Todo ello es importante para conocer las propias fortalezas y debilidades.

La importancia de la red de contactos (networking)

Como importante premisa hay que partir del hecho de que ocho de cada diez ofertas de trabajo no  se publican en ninguna web o suplemento de empleo, sino que se cubren directamente a través de recomendaciones de las personas con las que las empresas se relacionan.  De ahí la importancia de la red propia de contactos.

Son un “mercado sumergido” de ofertas de empleo al que sólo se puede acceder a través de contactos personales. Los contactos siguen siendo una de las vías más eficaces para buscar trabajo, pero hay que saber gestionarlos.

Que duda cabe, que en el trabajo de buscar trabajo, el apoyo de los nuestros es crucial en todos los sentidos, las redes familiares, profesionales y sociales son importantísimas, pueden proporcionar contactos, ideas…

Pero no hay que conformarse con los círculos más próximos, por supuesto la red familiar en primordial y la red social también. El objetivo, sobre todo, es conseguir que estas personas nos pongan en contacto con otras que puedan informarnos sobre empresas y puestos de trabajo concretos.

El objetivo es llegar a conocer a profesionales en activo del mundo de la empresa, porque ellos tienen más posibilidades de estar en contacto directo con las personas con capacidad para contratar y son, por tanto, quienes pueden hacernos de puente hacia un puesto de trabajo. En ocasiones, nuestros conocidos nos llevan hasta estos profesionales, pero no siempre es posible. Por eso no es nada útil quedarse en casa, hay que acudir a todos los actos donde este tipo de personas suelen estar:  ferias, salones, congresos, colegios y asociaciones profesionales, conferencias, cursos, seminarios, eventos solidarios, etc.

Pero no se trata de acudir y limitarse a estar “de cuerpo presente” o simplemente relacionarse con una persona. Para sacar el mayor partido a la asistencia a un acto, es necesario:

  •  Mostrar una actitud positiva.  Evitar las críticas.  Nunca se sabe quien estará escuchando y como lo interpretará.
  •  Presentarse y dar la mano.  Tener preparadas las tarjetas de visita.  La gente tiende a olvidar el nombre pero conserva las tarjetas.  No hace falta tener un trabajo o una empresa para disponer de tarjetas personales.
  • Tomar nota mental de lo que se habla con los contactos nuevos y buscar intereses en común (futbol, cine, literatura, tecnología, etc.)
  • Recordar siempre que el networking es una actividad que requiere reciprocidad
  • Mantener los contenidos de las redes sociales actualizados.
  • Si se colabora en una acción solidaria, hay que hacerlo por razones éticas pero no se debe ocultar, todo lo contrario, es necesario darlo a conocer.
  • La actitud no puede ni debe ser la del que pide un trabajo por compasión, sino la de una persona interesada en conocer el mercado de trabajo en un sector concreto.
  •  El networking es hoy en día la herramienta más poderosa para encontrar un trabajo.

networking

 

LA MARCA PERSONAL O EL BUEN PAÑO EN EL ARCA NO SE VENDE

Allá por 2007 escuchamos por primera vez el término marca personal o en inglés “personal  branding” como una estrategia para conseguir un empleo muy utilizada en los Estados Unidos.

El personal branding parecía algo propio de los países anglo-sajones  que no tenía nada que ver ni con nuestra realidad laboral ni social, ni con los españoles que crecimos escuchando aquello de “el buen paño en el arca se vende”.

Posiblemente este refrán castellano resulte un tanto desconocido para los lectores más jóvenes, por lo que considero necesario aclarar porque se consideraba que un buen paño no necesitaba de publicidad. De ahí viene el dicho que hemos escuchado muchas generaciones de españoles, con el objetivo de que no quisiéramos destacar o significarnos puesto que quizá la sociedad rechazaba estas actitudes o porque en nuestro entorno no estaba bien visto.

Sin embargo, la situación ha cambiado radicalmente, en 2015, si tecleamos en Google marca personal, nos presenta casi un millón y medio de resultados en español.

Este cambio es en parte, consecuencia de la crisis que ha hecho que los profesionales se cuestionen el futuro de su carrera en un mercado laboral que ha experimentado cambios fundamentales, todos hemos comprendido que ya no hay trabajos para toda la vida y debemos de estar permanentemente en el mercado laboral.

La creación de la marca no es tarea de una tarde.  Como punto de partida, hay que tener en cuenta que queramos o no todos disponemos de una marca, en realidad sería más apropiado decir que debemos gestionar nuestra marca si queremos estar y triunfar en el mercado laboral.

portada libro mclTodo ello nos lleva a concluir que el término “marca personal” ni es cosa de otros ni es una moda efímera.  El término está aquí para quedarse y tenemos que asumir que “el buen paño en el arca NO se vende”.  Los profesionales, por muy expertos que sean, tienen que hacer su propio marketing.

La marca personal como herramienta para la búsqueda de empleo

La marca personal es una magnífica herramienta tanto para aquellas personas que están en desempleo como para las que contemplan la posibilidad de cambiar de empresa, bien por deseo de cambio o por lograr un mejor salario, mayor consideración, etc. Los motivos son dispares como lo somos los seres humanos.

Una marca personal fuerte y que nos haga distinguirnos de otros profesionales con formación, habilidades y experiencia similar constituye la mejor baza en la ardua labor de conseguir el trabajo óptimo o al menos mejor que la media.

El objetivo principal es convertirnos en una marca personal de prestigio que nos facilite el logro de nuestras metas poniendo en práctica una estrategia inteligente, esfuerzo, motivación y dedicación.

Evidentemente, en este caso, la meta es conseguir un trabajo y como herramienta principal se utilizará la marca personal.

Para alcanzar una meta siempre es necesario saber de dónde partimos y adónde queremos llegar. Es decir, tenemos que saber, en primer lugar,  qué ofrecemos. En síntesis, como ya se ha dicho, para conocerse a uno mismo es necesario realizar un análisis de:

  • Conocimientos
  • Experiencia profesional y vital
  • Habilidades y capacidades
  • Características personales
  • Imagen
  • Intereses
  • Presencia en las redes sociales

Ahora bien conviene cuestionarse seriamente que tipo de empleo es el que queremos y para ello, conviene hacer un análisis de la realidad.  Este análisis tiene que comenzar por:

¿Qué tipo de empleo quiero?

¿Mi cualificación es adecuada?

¿Tengo las habilidades necesarias?

Estas preguntas son importantes, hay que saber el tipo de trabajo y si estamos capacitados para hacerlo. Esa es la meta en este caso, aunque es posible que no se logre el trabajo ideal (en primer lugar porque no se si existe) pero si el objetivo está claro, al menos nos aproximaremos.

También hay que tener presente que gracias a la marca personal, el responsable de la selección tendrá la seguridad de que esa persona a la que está reclutando encaja a la perfección con el tipo de puesto porque tiene una visión mucho más amplia que la que proporciona el curriculum.

Leer más

MARCA PROPIA Andrés Pérez Ortega

MARCA PERSONAL Y PROFESIONAL M. Claudia Londoño

M

HAY QUE SABER MARCHARSE DE LA EMPRESA (AUNQUE TE HAYAN DESPEDIDO)

Aracha Bustillo ha publicado un magnífico artículo en el Diario Expansión titulado “La huella que dejas cuando te marchas de la empresa
Este artículo me ha llevado a reflexionar sobre la situación. Te despiden, sabes que te vas y sin embargo es muy importante saber marcharse. Siempre se comenta la actitud que debemos tener ante el nuevo empleo, que por supuesto, es relevante pero realmente nadie nos indica que actitud debemos tener en esos últimos (y dolorosos) días en los que sabemos que nada volverá a ser igual.  Para colmo, aunque lo intentemos, no conseguimos ver nada positivo.

Sin duda, queda francamente bien enviar un correo electrónico a los compañeros y jefes agradeciendo la oportunidad de formar parte de ese equipo e incluso ofreciendo ayuda desinteresada ante cualquier cuestión que pudiera surgir después de tu marcha.  Eso es bastante fácil, lo verdaderamente difícil es evitar los comentarios sarcásticos o rencorosos que nos sentimos inclinados a hacer en “petit comité”.  NO LO HAGAS, la vida sigue, hay que ser prudente y nunca sabemos a quien encontraremos en el camino.