HEROES

El festival de teatro en el Puerto de Santa María es un acontecimiento social y cultural muy importante. Se clausuró este festival con la representación de HEROES dirigida por Tamzin Townsend e interpretada por Luis Varela, Iñaki Miramón y Juan Gea.

El argumento es a la vez sencillo y complejo. Ya se parece un contrasentido pero lo aclaro, la historia es sencilla, trata de tres veteranos de la I Guerra Mundial (Henri tiene una pierna lisiada, Gustave padece de agorafobia y Philippe sufre desmayos ocasionados por un pedazo de metralla alojado en su cerebro)  que se reúnen para hablar de sus “batallitas” en un asilo. Trazan planes enloquecidos que ellos mismos saben que jamás podrán llevar a cabo.  Todo ello tratado con humor inteligente.

Es compleja porque trata de la soledad y el aburrimiento en la vejez. Del sentimiento de inutilidad.

Todo ello me ha llevado a una reflexión. En la obra los personajes tienen noventa años pero en el mundo real, esos mismos sentimientos los experimentan los parados mayores de 45 años.

En la obra los personajes están en el ocaso de su vida, se sienten un tanto inútiles porque ya les faltan las fuerzas y su mente no es tan rápida como una vez lo fue pero en la vida real la situación del parado mayor de 45, es mucho más terrible.  Están en la plenitud de la vida y sin embargo, están fuera del mundo laboral.

¿Qué pueden hacer? ¿Cómo afrontar la situación? Desde luego, no pueden trazar planes imposibles como lo hacen los protagonistas de la obra.  Sí PUEDEN y DEBEN planificar su vida en el desempleo (mientras dure).

Uno de los grandes riesgos es el conformismo:

“Acudo a todas las web de empleo pero no me llaman” “no me arreglo porque total como no voy a ir a ninguna parte” “para no gastar, no me muevo de casa”….

Gran error.  No te puedes conformar con la situación.  Las web son interesantes pero son solo un medio.  Hay que explorar todas las posibilidades.

Por otra parte, no podemos olvidar que la imagen es importante.  Conviene estar en forma, hacer ejercicio y no dejar de lado la higiene personal.

Soy muy consciente de los problemas económicos pero… en casa no te va a ir a buscar nadie.  Asistir a conferencias (que son gratis), exposiciones, etc… posiblemente no ayuden a encontrar trabajo pero mantienen la mente despierta, nos enriquecen intelectualmente y nos sacan un poco del pantano del conformismo.

Otro gran riesgo es el aislamiento social.  Ya no hay compañeros de trabajo con los que relacionarse en el día a día ni reuniones a las que asistir pero no podemos aislarnos.  Hay que tener presente que el networking es una gran herramienta para la búsqueda de empleo.

Mantener vivas las relaciones es sumamente importante y todavía más, crear nuevas relaciones. Ya se que no se puede salir a la calle y gritar que se quiere hacer amigos, pero siempre hay opciones.

Una puede ser formar parte de una asociación, otra, el voluntariado.  Y sobre esto creo que hay que darle más de una pensada. El voluntariado es una forma de sentirse útil y valioso.  La experiencia indica que se recibe mucho más de lo que se da.

No hace falta irse a Africa a resolver los enormes problemas.  Cerca de casa es mucho lo que podemos aportar.  Buscar la opción más idónea para cada uno en particular, no es algo trivial pero siempre hay una alternativa.

Creo que ejercer como voluntario no más de dos días a la semana puede ser enriquecedor y muy gratificante.  No te comprometas a algo imposible.  Necesitas tiempo para buscar trabajo, por ello mi propuesta son dos días como máximo.  Busca una alternativa que no signifique viajar al otro extremo de la ciudad.

Sin darte casi cuenta, te relacionarás con otras personas, te sentirás útil y valorado.  Todo ello estupendo para la autoestima, algo que suele estar en franca recesión cuando se está en el paro.

Una última reflexión:  si eres mayor de 45 y estás en el paro, tienes que crear una estrategia que cambie esa situación.  Tienes que establecer un objetivo que sea viable (no vale pensar que te va a tocar la lotería), a lo mejor vale la pena reinventarte o aprovechar determinadas habilidades en las que no habías reparado o no habías valorado.

Arriesga, si te ofrecen una oportunidad, no la deseches de inmediato, piensa, analiza pero sobre todo, arriesga.  Si te ofrecen un trabajo a media jornada por ejemplo, no digas aquello de “no me vale la pena”, es una forma de que te conozcan y conozcan tu forma de trabajar.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s