¿CONTROLAS TU EGO O TU EGO TE CONTROLA A TI?

La respuesta a esta pregunta no es fácil, aparentemente todos disponemos de un profundo conocimiento de nosotros mismos y sabemos controlar nuestras emociones pero ¿es así?

A lo mejor resulta que no nos conocemos tan bien, por eso conviene hacer un serio ejercicio de introspección que nos ayudará a conocernos mejor,  los valores y objetivos que priman sobre todo lo demás, reconocer tanto los propios defectos como las cualidades.

También hay revisar las opiniones de las personas mas allegadas y los jefes,  compañeros de trabajo y mentores (si los hubiera).  Desde luego, no conviene preguntar a las tías favoritas ni abuelas o afines porque no suelen ser objetivas.

El autoconocimiento es el primer paso para muchas cosas: la marca personal, empleabilidad, proyección profesional y más.

egoAhora bien, primero tienes que saber si dominas tu ego o el ego te maneja a ti y en ocasiones podemos mostrarnos como auténticos egocéntricos.  Muchas veces por tratar de aparecer más inteligente o hábil, nos dejamos llevar por el ego y sinceramente y dicho en roman paladino, metemos la pata.

Pensemos en diversas situaciones, por ejemplo la típica entrevista de trabajo.  Llegamos poseídos de la verdad de que somos perfectos para el puesto.  MAL.  Esa es tu apreciación pero depende de la valoración del entrevistador.  La seguridad en uno mismo es importante pero no se puede ir de “sobrado”.

Seguimos con la entrevista, el entrevistador te pide que realices unas pruebas on-line y claro, como estamos a 30 de julio y estás a punto de irte de vacaciones, te viene mal.  Como vas de “sobrado”, sin encomendarte a nadie, dices (porque estás convencido de que has deslumbrado al entrevistador) que estás a punto de marcharte, que donde vas no tienes wi-fi y que cumplimentarás las pruebas on-line a primeros de septiembre.

Esta historia es real pero no la única.  Segundo caso en el que el ego es nuestro peor enemigo.  Se trata de una persona con un buen trabajo, eficiente y eficaz en el curso de su actividad laboral.  Sin embargo, cuando el director le encomienda una tarea que de entrada ya se presenta como muy laboriosa, la persona en cuestión y a pesar de que el director le ofrece los recursos necesarios, ésta los rechaza de inmediato, sin darle un segundo pensamiento con el argumento de que ella sola puede realizar el trabajo y también, como va de sobrada, dice que tendría que enseñarles y perdería tiempo.

Estos son solo dos casos pero estoy segura, queridos lectores, que conocéis mil más.

En ambos ejemplos los protagonistas se han dejado llevar por su ego.

Anuncios

6 comentarios en “¿CONTROLAS TU EGO O TU EGO TE CONTROLA A TI?

  1. El primer caso no sé si es cuestión de ego o falta de interés. Hace unos años viví una situación parecida, pero mi razón por no poder hacer las pruebas en el momento desde luego era mejor y propuse una solución más inmediata. Pregunté si podía hacer las pruebas en mi casa porque iba aun congreso de secretarias en el Palacio de Congresos. En retrospectiva demostré interés por mi profesión y querer desarrollarme. Es decir, que se puede negociar con los seleccionadores pero de forma razonable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s