COMO ESTOY EN EL PARO TENGO QUE MEJORAR MIS HABILIDADES

LIDERAZGO, EL DIRECTOR Y LA ORQUESTA

Al iniciar esta entrada, se hace necesario reflexionar sobre el concepto de liderazgo y quien lo ejerce.

¿Qué significa liderazgo? ¿Qué perfil tiene un líder?  ¿se trata de saber mandar?  ¿tiene que ver con el poder? ¿solamente son líderes en la empresa los directivos?  Y en cuanto a la vida en general, ¿son líderes quienes tienen mayor repercusión mediática? Parecen demasiadas preguntas para empezar.  Sin embargo, se trata de buscar respuestas a la naturaleza del liderazgo y que tipo de habilidades conforman el líder.

director de orquesta  El liderazgo tiene mucho que ver con la iniciativa y la actitud proactiva”[1] y no cabe duda que todos los profesionales  deben de actuar por iniciativa propia en múltiples ocasiones en el curso de su actividad y desde luego actuar de modo proactivo.

Lo anterior conduce al análisis del trabajo en equipo y las competencias
necesarias partiendo de que trabajo en equipo no significa solamente
“trabajar juntos”, las ventajas y desventajas, si las hubiere-

¿Qué se entiende por liderar?  una respuesta podría ser “dirigir o estar a la cabeza de un grupo, partido político, competición, etc.” Sin duda, se puede mandar a un colectivo por el poder que otorga un determinado estatus, probablemente el grupo al que se manda, realizará las tareas encomendadas con mayor o menor entusiasmo.  Sin embargo, cuando se habla de liderazgo, la cuestión es bien distinta, un líder no tiene necesariamente una alta posición jerárquica, su autoridad  emana del poder de convicción.  La palabra liderazgo, proviene del inglés “leader”, que significa guía.

El concepto de liderazgo va siendo modificado por el curso de la historia. Durante siglos como  la principal amenaza era la conquista, el pueblo  buscaba el jefe omnipotente; el jerarca dominante que prometiera  seguridad y protección  a cambio de su lealtad y tributos.

Con el paso de los años y los cambios socio-políticos,   la seguridad deja de contemplarse como la principal función del liderazgo, se busca una mejor calidad de la vida y los líderes dejan el carácter guerrero y adquieren matices políticos, filosóficos, organizativos, etc.

Con la era industrial la medida del liderazgo se convirtió en la capacidad de organizarse, podría decirse que es la etapa de la racionalización.  Con la era de la información, los cambios se producen de forma vertiginosa en todos los ámbitos de la vida, también, como no, en relación con  el liderazgo que actualmente se enfoca más a las personas que a la técnica y la tecnología, aunque parece lógico que dispongan de la comprensión de las nuevas tecnologías, y estén capacitados para analizar y sintetizar la información.

Los líderes, emocional y socialmente  inteligentes, estimulan el entusiasmo, saben tomar decisiones cuando es necesario con independencia de su posición y lideran con el ejemplo. No existe un líder de forma aislada, supone un contexto – los seguidores en el marco de la  política  o los miembros del equipo, tanto en el mundo de los deportes como en el entorno de empresa,  ya que  sin este colectivo, no tiene sentido hablar de liderazgo.

El liderazgo tiene más que ver con convencer que con mandar, es el proceso de influir en otros y apoyarlos para que trabajen con entusiasmo en el logro de objetivos comunes.  Pero, claro está, el liderazgo a veces exige dureza, requiere saber imponerse cuando las circunstancias lo demandan.

Todo el mundo quiere que le quieran, los líderes más, ya que, como se ha dicho, no existe liderazgo sin seguidores,  pero la incapacidad para imponerse o la negligencia al ejercer las funciones propias de su puesto no hará que la gente le aprecie más, aunque así pudiera parecer en el corto plazo, solamente muestra carencias en el liderazgo.  Esta es una actitud propia de algunos políticos, dispuestos a aceptar cuestiones fuera de lugar, simplemente por temor a la pérdida de votos.

En la vida y  en la actividad empresarial y deportiva, hay momentos en los que es necesario sentar las bases, con dureza aunque exenta de agresividad, si las circunstancias lo requieren,   para conseguir los objetivos, que en principio son del líder pero han sido adoptados por los que le siguen.

Un comportamiento pasivo es inapropiado en este caso.  La actitud  del líder con un alto grado de inteligencia emocional es la de comportarse de modo asertivo, con ello se consigue no sólo respeto sino  evitar los perjuicios que conlleva un liderazgo demasiado blando.

EXTRAIDO DEL LIBRO DE M. C. LONDOÑO “COMO SOBREVIVIR AL CAMBIO:  INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SOCIAL

[1] Bennis, Warren, “Dirigir personas es como Adiestrar Gatos, Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, 2000. Página 129. Dado que por definición cada líder es único, lo que los líderes aprenden y la forma cómo utilizan esos conocimientos con el fin de modelar el futuro, también son únicos.


[1] Alvarez de Mon, CARÁCTER DEL LIDERAZGO: LECCIONES DESDE LA ADVERSIDAD, Revista Empresa y Humanismo, Vol. V, Nº q/02, pp.23-46

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s