HERRAMIENTAS PARA LA BUSQUEDA DE EMPLEO: LA CARTA DE PRESENTACION

La carta de presentación tiene como objetivo captar la atención del seleccionador, creando una primera impresión favorable  y lograr así la mejor predisposición para leer el curriculum vitae.  En realidad es la tarjeta de visita del candidato.  Aún es esta época en la que generalmente se envían los curricula por correo electrónico, un mensaje que puede sustituir a la carta debe reunir las mismas condiciones.

 Como se ha expuesto anteriormente,  existen dos tipos de carta de presentación:

  •  Como respuesta a una oferta.  Se envía adjuntando el curriculum.
  • Carta de autocandidatura.  No constituye respuesta a ninguna oferta en concreto.  Se trata de dirigirse a aquellas empresas que por sus características resultan atrayentes al candidato y se remite  de forma espontánea en previsión de posibles vacantes.

 En ambos casos, la carta debe ser concreta y breve, no debe tener más de tres o cuatro párrafos,  no se trata aquí de repetir el curriculum que se anexa. Tampoco hay que caer en el error de dar mucha importancia a éste y olvidar la carta de presentación.  

 Aún muchas cartas se remiten en papel.  Hay que tener en cuenta que debe imprimirse en papel Din A-4, utilizar un tamaño de letra 11 ó 12 y es aconsejable que el tipo de letra sea Times New Roman. 

La carta debe redactarse con un lenguaje claro, directo y formal y  el tono tiene que ser positivo, nadie quiere contratar a candidatos llorosos.  No hace falta hablar del pasado más que para resaltar la experiencia adquirida en trabajos anteriores. 

 Conviene, en algunos casos, mostrar los conocimientos sobre la empresa, evitando el exceso de adjetivos, así como  el puesto al que se aspira.

 En síntesis, la carta de presentación debe reunir las siguientes condiciones:

  • En cuanto a su dimensión: CONCRECCION Y BREVEDAD
  • Aspecto:  PULCRITUD
  • Lenguaje:   CLARO, DIRECTO Y FORMAL
  • Tono:  POSITIVO

En determinados casos, el seleccionador solicita que se envíe carta manuscrita.  Se trata de someter la carta a un examen grafológico[1].  Esta prueba trata de establecer si las aptitudes del candidato son acordes con el puesto, mediante el análisis de la letra, su tamaño, dirección, posicionamiento en el papel, etc…

 No se debe cometer el error de tratar de modificar la propia escritura.  Hay que  escribir en un momento de tranquilidad, utilizando el bolígrafo o la pluma que se utiliza habitualmente, evitando los borrones y por supuesto las faltas de ortografía.


[1] La Grafología es una ciencia, una técnica de la psicología, que pretende averiguar, por las particularidades de la letra, cualidades psicológicas de quien la escribe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s