CONSTRUIR Y GESTIONAR LA IDENTIDAD DIGITAL

Marca personalAunque no es la parte más importante la marca, sí es fundamental como herramienta de marketing.

En este caso el conocido refrán castellano “el buen paño en el arca se vende” no es verídico, en este caso,  salvo contadas excepciones.

Según la experta Lesley Everett[1] , “el marketing personal no es tratar de ser lo que no se es; es maximizar el impacto y la presentación personal en una forma positiva”.

La identidad digital va más allá de la participación en cualquiera de las redes sociales y profesionales.   Comienza por la dirección de correo electrónico.  Esta dirección constituye en algunos casos la tarjeta de presentación y prácticamente la primera impresión que recibe un posible seleccionador, entre otros.

En ocasiones es difícil conseguir una dirección que se limite al nombre y apellido, tanto en Hotmail como en Gmail, por nombrar aquí los proveedores de correo más populares en nuestro entorno, resulta que no está disponible porque ya es propiedad de otra persona.  El ideal es una dirección electrónica del tipo:

maria.gonzalez@[hotmail/gmail].com

o

francisco_lopez@[hotmail/gmail].com

pero posiblemente no estén disponibles.  Hay que tratar de jugar con el nombre y apellido o apellidos para conseguirlo.  A lo mejor sí están disponibles:

maria.gonzalezvilla@[hotmail/gmail].com

y

francisco_lopez_carranza@[hotmail/gmail].com

En todo caso, hay que olvidar cosas como:

libelula@[hotmail/gmail].com

o

paquirrin@[hotmail/gmail].com

Y, ¿qué sucede si realmente no se existe en el mundo digital?  Es posible que aparte de utilizar el correo electrónico no se tenga ninguna actividad en la red.  Esta situación es mucho más favorable que encontrar cuestiones negativas respecto a  la identidad digital.

En cuanto a la información de carácter negativo,  lo más probable es que la haya generado el propio interesado por lo que lo primero que hay que hacer es borrarla.  Posiblemente se trate de fotografías inconvenientes dentro del contexto de la marca personal o conversaciones publicadas en una red social que, fuera de contexto, pueden resultar cuanto menos inadecuados.

En el caso de que se trate de información que no se controle, conviene acudir a la Agencia de Protección de Datos además de a la entidad o persona que publique la información.

En uno u otro caso, es imprescindible construir una identidad coherente y sobre todo, positiva. Teniendo como punto de partida la idea clara de quién es el público objetivo de la marca y qué es lo que se quiere que perciba.

EXTRAIDO DE MI LIBRO “BUSCAR TRABAJO ES UN TRABAJO”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s