MARCA PERSONAL: Cuando hables procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

El concepto de marca personal no es nuevo. Existió siempre, aunque muchas veces confundido entre conceptos parecidos, como reputación, experiencia y personalidad.  Fue definido por el escritor Tom Peters[1], quien  sostiene  que la única vía para lograr diferenciarnos como profesionales en un mundo cada vez más competitivo es gestionando la  carrera profesional de la misma manera  como las grandes empresas gestionan las marcas de sus productos.

 Al igual que las empresas promocionan sus marcas resaltando qué diferencia su producto de otros similares del mercado y cómo el cliente se beneficiará al adquirir ese producto en particular; en el caso de los profesionales, se trata del proceso de definir con precisión qué nos hace diferentes, de especificar como esa diferencia se traduce en un beneficio relevante para nuestra clientela o audiencia, y de comunicar ese beneficio de manera clara, concisa y efectiva.

A diferencia de otros enfoques de técnicas de mejora profesional que tienden a la mejora de las características personales, este enfoque de marca personal tiende a la promoción personal a través de la percepción que los demás tienen de uno.  Se trata de marketing personal.

Todos, queramos o no, tenemos una marca personal que se inicia en la escuela y  va haciéndose más y más pública a medida que avanzamos en la carrera profesional.

A pesar de que todo el mundo piensa que la marca personal está vinculada a la presencia en Internet, tanto en los buscadores como Google como en las redes sociales, es necesario aclarar que si bien, gracias a estos medios, la marca tiene una mayor difusión, lo cierto es que nuestra marca personal circula entre las empresas o los profesionales con los que se mantiene relación, se tenga o no presencia en el entorno digital.

Este proceso se inicia en el momento que se ponen de manifiesto nuestros valores, compromiso, competencias y habilidades y cómo nos perciben los demás, profesores, compañeros de estudios, compañeros de trabajo, jefes, directivos, , etc…   Asimismo, hay que tener en cuenta que la línea divisoria entre la vida profesional se hace cada día más difusa, también como consecuencia de TIC’s.  Las redes sociales e incluso el uso de las tarjetas de crédito, reflejan el entorno familiar, los hábitos de compra, etc…

Por lo tanto, la marca personal es la gestión adecuada y consciente de las percepciones, los recuerdos y las expectativas que queremos generar en los demás.

Extraído de mi libro “BUSCAR TRABAJO ES UN TRABAJO”

http://www.fundacionconfemetal.com/Editorial/RRHH-y-Management/Buscar-trabajo-es-un-trabajo


[1] Tom Peters es un guru del management de los negocios desde los años 70 hasta hoy. Saltó a la fama tras la publicación de “En Busca de la Excelencia” en 1982, un libro en el que incitaba a los dirigentes a enfocar los negocios de un modo radicalmente distinto. El artículo al que se hace referencia  The Brand Called You  apareció en la revista Fast Company en Agosto de 1997

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s